Instalación de un GasRam en una carabina Gamo

Autor: Josep Ribas “Quintá”


 

  Todos sabemos que las carabinas Gamo son de precio contenido y que por otra parte el GasRam no es barato, por lo que quizás podríamos decir que nos va a costar más el relleno que el pavo. Pero aunque sólo sea para despejar las múltiples dudas que sobre este complemento existen en nuestro ambiente voy a instalar un muelle neumático en una Gamo Shadow.

Instalación de un GasRam en una Gamo
Despiece de la Gamo Shadow

  Si partimos de la base que el sistema para desmontar una carabina Gamo ha sido ampliamente mostrado en varias web, voy a prescindir de este prolegómeno para proceder a la instalación propiamente dicha.

Instalación de un GasRam en una Gamo   Instalación de un GasRam en una Gamo
El Gas-Ram tal como viene   Las piezas sobrantes

Para que el cuerpo del GasRam, que mide 18mm de diámetro, encaje a la perfección dentro del pistón (22mm de interior), según las escuetas instrucciones que Theoben adjunta es conveniente adherir un par de bandas próximas a los extremos del propio cuerpo, por lo que tras pensar en diferentes materiales decido cortar una tira de revestimiento para los suelos que tiene una textura algo mullida y flexible, mide escasamente dos milímetros de espesor y permite la entrada sin dificultad a la vez que elimina casi por completo el posible “baile” del GasRam en el interior del pistón. En vez de pegar dos anillos como dibujan las instrucciones, y para que no diera lugar a roces con la biela de montar, revisto todo el interior del pistón excepto la ranura por donde desliza ésta. Para inmovilizar pongo un poco de cola de contacto.

Instalación de un GasRam en una Gamo   Instalación de un GasRam en una Gamo   Instalación de un GasRam en una Gamo
Cortar   Introducir   Recortar ventana

Preparado esto, procedo a introducir con cuidado el pistón procurando no mellar el sello sintético al traspasar los diferentes cortes que tiene el cuerpo del arma, hasta llegar al fondo de la cámara de compresión. Luego introduzco el propio GasRam y ya lo tenemos a punto para montar el tapón trasero. Como se ve en las instrucciones, y se intuye a poco que lo observemos, el tapón posterior que en las Gamo forma un todo con la guía del muelle se tiene que separar de ésta mediante corte con sierra (o quizás con un botador adecuado y golpeando con un martillo se podría desencajar la guía, que está entrada a presión -no lo he probado-). En mi caso, que no me gusta destruir nada que pueda impedir una reversión del proceso, y disponiendo de medios, me hago un tapón nuevo.

Instalación de un GasRam en una Gamo     Instalación de un GasRam en una Gamo
Insertar pistón y GasRam   Guía completa y tapón (hecho nuevo)   Insertar tapón

En caso de necesidad, puesto que el GasRam sólo se tiene que comprimir unos milímetros, con la ayuda de algún amigo o familiar forzudo probablemente se pueda introducir lo suficiente el tapón como para poner el pasador con unos ligeros esfuerzos. Pero ya que estoy solo, dispongo de un buen compresor y no estoy por la labor de desgraciarme alguna extremidad superior, procedo cómodamente a darle a la rosca hasta que los agujeros coinciden perfectamente y con sólo empujar con la maza de nylon queda colocado el pasador.

Instalación de un GasRam en una Gamo   Instalación de un GasRam en una Gamo
Coincidencia total de agujeros...
  ...y golpecito

Luego, procedo a montar el módulo disparador. Como disponemos sólo de dos manos, algunas veces tenemos que ingeniárnoslas para sacarles el máximo rendimiento. Mientras se introduce el módulo en el cuerpo del arma la pieza que agarra el pistón, por efecto de su muelle, tiende a introducirse dentro del tubo y al empujar el conjunto disparador hacia delante para que quede sujeto deberíamos, con esa tercera mano que no tenemos, levantar la piececita de marras para que quedara por fuera del tubo y sólo asomara hacia el interior el diente retenedor que forma parte de ella. Para obviar esta dificultad, procedo a atar un cordelito que me mantenga en posición la pieza y así puedo introducirlo sin complicaciones.

Instalación de un GasRam en una Gamo   Instalación de un GasRam en una Gamo   Instalación de un GasRam en una Gamo
 Cordel retenedor   Hacia abajo y hacia delante   LLave del 10 a fondo

Luego, con una llave del 10 procedo a enroscar el tornillo que sujeta el módulo disparador al cuerpo del arma mediante el tapón trasero que tiene una rosca a propósito.

  Seguidamente monto el cañón. Hay que poner atención al manipular tornillos de corte para destornillador plano; la herramienta que usemos debe ser de la medida adecuada. Un destornillador demasiado pequeño o demasiado estrecho siempre nos mellará los bordes de la ranura…Si es demasiado grande, y no entra bien, además de estropear las aristas puede resbalársenos y producir un percance (alguna cicatriz tengo por estas manos que Dios me ha dado). Luego encajo en su alojamiento delantero la varilla que actúa de seguro de carga, la introduzco en el pasador correspondiente del módulo disparador y, con cuidado para que no se me zafe y se pierda, presiono hasta que hace clic y queda en su sitio la arandela de seguridad. Instalo el muellecito que la empuja hacia su posición de seguro mientras el cañón está quebrado; compruebo que actúa libremente. Y ya está, puedo proceder a montar la culata y queda lista para probar el funcionamiento.

Instalación de un GasRam en una Gamo   Instalación de un GasRam en una Gamo   Instalación de un GasRam en una Gamo
Destornillador adecuado
  Varilla de seguro en su sitio
  ¡Y... clic!

Aprovechando la ocasión procedo a cambiar el rodillo plástico, que desliza por el plano que a propósito tiene la culata guiando la biela en su recorrido de carga, por un diminuto rodamiento de bolas que me he agenciado de mi "cajón desastre –y nunca mejor dicho-", procedente del desguace de un disco duro de ordenador difunto.

Mini-cojinete procedente de un ordenador para un deslizamiento mejor

  Pues ya ven, esta es la aventura. A partir de este momento, Joan quizás no tenga la mejor carabina del mundo pero una Gamo carísima sí que la tiene. Si contamos que el GasRam vale más que media carabina y que en ella he invertido infinitas horas haciendo la funda-contrapeso-bocacha, la pieza que sustituye el alza, con sus iniciales grabadas en plata-baratija-soldadura, con su pavonadito y tal… ¡Una pasta!. Que claro, no he cobrado, ni intención tengo. ¡Para esto son los amigos!.

 


Este artículo está rescatado de la página personal de Josep Ribas. Si queréis verlo tal cual fue publicado por su autor no tenéis más que pinchar sobre el siguiente enlace:

http://personales.ya.com/ribas/gamo/gasram.htm


© Asociación Zona Centro de Field Target | Design by: LernVid.com