Curso de Field Target

Autor: Carlos M. “Charly”

 


 

 

 

3. REQUISITOS.

 

   Además de un sitio donde poder tirar… ¿qué necesito para practicar esto del Field Target?

A groso modo sería lo siguiente:

    • Carabina: PCP(*) o pistón, aunque podría ser utilizada una de bombeo o de CO2 si no espera ser especialmente competitivo. De unos 100 a 2.700 € o más.
    • Sólo para PCP(*): Bomba manual o botella para llenar el depósito. De 125 a 400 €.
    • Sólo para PCP(*): Estación de carga (necesaria en algunos modelos). De 75 a 130 €.
    • Funda o maletín de transporte: Desde 30 hasta unos 350 €.
    • Balines: Alrededor de 0,015 a 0,02 €/disparo.
    • Visor telescópico: De 60 a 3.600 €.
    • Monturas para el visor: De 12 a 350 €.
    • Cojín de tiro: Aproximadamente de 5 a 50 €.
    • Blancos: De 20 a 50 € / Unidad.
    • Participar en competiciones: Por lo general, alrededor de 5 a 30 €/competición en la mayoría de los lugares.

 

   (*) Acrónimo de Pre Charged Pneumatic. Son armas cuya planta de potencia está formada por uno varios depósitos con aire almacenado a alta presión (normalmente de 200 a 300 bares, según modelo) y cuya salida de forma controlada constituye el sistema de impulsión del balín.

esquema arma PCP

Esquema de un sistema típico de las carabinas PCP.

 

(Es uno de los mejores y más antiguos sistemas de potencia para armas sin pólvora. Su historia se remonta al siglo XV, con rifles de extremada potencia y enormes calibres utilizados para la caza, si bien su popularidad se hizo legendaria en los años 1700 cuando fue utilizado para fines militares, aun hoy es fácil encontrar referencias a la legendaria confrontación del ejercito austríaco armado con rifles PCP de repetición del calibre .462 (11,68 mm), letales a más de 150 pasos y con varios disparos útiles gracias a sus enormes contenedores de aire contra las tropas de Napoleón).

El funcionamiento básico de estas armas es simple, se llena de aire un deposito a una alta presión y un sistema de regulación dosifica el aire necesario para cada disparo, el martillo produce la apertura calculada de la válvula durante unas milésimas de segundo, tiempo suficiente para administrar una dosis casi instantánea de aire a alta presión que propulsa al balín, algo similar al CO2 pero con el mismo aire que respiramos, así de simple y de efectivo.

A medida que se van produciendo los disparos, la presión dentro del depósito va decreciendo en función de una curva de potencia que es característica de cada diseño y que depende esencialmente de la eficiencia del sistema de regulación. Por regla general esta variación de velocidad es muy reducida lo que produce disparos muy consistentes y precisos uno tras otro.

Este sistema tiene varias ventajas, una vez que está lleno el depósito a la presión adecuada y colocado en el arma, el tirador solo debe concentrarse en cargar los balines en el arma y disparar al blanco, no hay que realizar ningún esfuerzo extra entre disparo y disparo, como en las armas de CO2 (con un coste inferior por disparo), carecen de las vibraciones o retroceso típico de las armas de pistón, lo cual obviamente redunda en beneficio de la precisión, concentración y eficacia del tirador.

El aire comprimido tiene como ventaja sobre el CO2 en que es prácticamente insensible a los cambios de temperatura y sus variaciones de presión son menores que las del dióxido de carbono, además en los ciclos de disparo rápido tampoco presenta el problema del congelamiento del gas.

 

   (**) Pistón: Son armas de aire cuyo sistemas de potencia se basa en la compresión de un (o varios) muelle(s) o resorte(s), normalmente de forma en cuyo extremo hay un pistón, al descomprimirse el muelle, empuja y comprime el aire existente dentro de  un cilindro (conocido como cámara de potencia), impulsando así el balín. 

esquema arma aire comprimido pistón

El sistema de compresión del resorte se realiza mediante una palanca, que puede estar formada por la propia basculación del cañón (sistema conocido como cañón de quebrar) o por una palanca colocada bajo el cañón, o en el lateral del arma.

Es el primer sistema que utilizaron las armas de aire comprimido, la  más antigua que se conserva hasta ahora se cree que es del año 1580 y está guardada en el Museo Livrustkammaren de Estocolmo, se trata de una carabina de muelle, también llamada de pistón, ya que es esta pieza la, que impulsa la munición que saldrá disparada.

Los últimos años, el resorte ha sido sustituido en algunos casos por un sistema llamado GAS RAM y sus variantes de nombre comerciales. Este invento es un “resorte de aire” (es una especie de amortiguador similar al que hay en la parte trasera de muchos vehículos para soportar suavemente el portón). El sistema se coloca sustituyendo al clásico resorte. Se trata de un cilindro hermético en cuyo interior se encuentra gas a presión que se comprime aún más al amartillar el arma. Este sistema elimina parte de las vibraciones y del ruido mecánico que ocasiona el resorte, disminuyendo también un poco el retroceso.

 

   El abanico de precios, como puedes ver es muy amplio, dependiendo del tipo de equipamiento y complementos adicionales que añadas, desde unos 300 € hasta unos cuantos miles, sobre todo se encarece cuando eliges una carabina PCP, además de ser más caras hay que sumar el coste adicional del sistema de carga.

En realidad, para empezar te servirá casi cualquier carabina y visor telescópico que tengas, lo importante es ir aprendiendo la técnica poco a poco y comprender los aspectos más fundamentales. A medida que tus resultados mejoren y llegado el momento en que el material del que dispones no te permita progresar más, es cuando deberías de plantearte, si lo deseas, en adquirir un equipamiento mejor.

Es un error común por parte de los principiantes pensar que cuanto más caro sea el visor y la carabina, más blancos abatirán. Como en muchas otras cosas, no siempre lo más caro es lo mejor o lo más adecuado, pero si además la persona que maneja el arma carece de la técnica y preparación suficientes, el resultado será el mismo que el obtenido con un equipo muy inferior y puede llegar pronto la frustración o el desánimo al no alcanzar los objetivos esperados.

Otro de los errores comunes es destinar la mayor parte del presupuesto en la adquisición de una buena arma, invirtiendo una cantidad mínima en comprar el visor. Como comprobarás más adelante, un buen visor es fundamental para alcanzar unos buenos resultados.

 

Existen otros complementos que no son imprescindibles, pero sí muy conveniente tenerlos:

  • Cantonera o rabera ajustable. De 15 a 350 €.
  • Kit de limpieza y aceites de mantenimiento. Desde unos 20 €.
  • Cronógrafo. De 80 a 350 € o más.
  • Repuestos habituales, como juntas tóricas, muelle de la cámara de potencia para las armas de pistón, etc.

 

 Rev. 13/11/2017.

 

 

 

© Asociación Zona Centro de Field Target | Design by: LernVid.com