Curso de Field Target

Autor: Carlos M. “Charly”

 


 

 

 

7. LOS VISORES (1ª parte).

 

   El visor telescópico es uno de los accesorios más utilizados en las armas de aire comprimido. Se trata de un instrumento óptico con lentes de aumento que se instala sobre el arma, permitiéndonos apuntar con mayor claridad y exactitud, efectuando un disparo más seguro, fiable y certero, pero en field target además, va a tener la función adicional y fundamental de ayudarnos a determinar a qué distancia se encuentra nuestro blanco. 

 

7.1. Requerimientos generales.

 

Aunque no soy un especialista en óptica he podido aprender bastante sobre visores, primero en plan teórico, a través de artículos aparecidos en la página de Miki Durán, en los foros, consultando con expertos y luego en plan práctico, compitiendo en FT desde que se crearon las primeras asociaciones en nuestro país, allá por el 2005, donde he comprobado qué es necesario y el por qué. Al menos he aprendido dos cosas: qué debe tener un visor para ser adecuado en FT y que no va a ser barato. Veamos los distintos parámetros:

Magnificación: La capacidad de aumentar la imagen es importante por un par de razones. En primer lugar, ayuda a determinar la distancia al blanco (más adelante explicaremos el proceso) y es necesaria también para poder ver con detalle el blanco antes de disparar. Una silueta recién pintada es fácil de ver, pero después de cuarenta impactos o más, el disco trasero y el área de la silueta circundante al agujero se convierten en un manchón gris indefinido y es muy difícil determinar la zona de muerte. Suelo encontrarme con ese problema en cada competición. Un poco más de aumento puede ayudar a discernir los límites del agujero de la zona de muerte.

Un tirador novato puede estar pensando que lo mejor es comprar el visor con más aumentos que encuentre, pero estaría equivocado y cometería un error muy caro, ya que muchos visores de gran aumento no son claros y nítidos a su máxima magnificación. Pueden ser suficientemente luminosos en un campo de tiro despejado a pleno sol, pero en un recorrido de FT a lo largo de un día, pueden resultar oscuros y brumosos.

La magnificación mínima de x32, a x60, aunque mucha gente en el pasado ha ganado un montón de competiciones con visores de x32 a x35. Enfocando podría ser un poco mejor a mayor cantidad de aumentos, pero el brillo de la imagen disminuye a medida que aumenta la magnificación, de modo que hay un límite al respecto de lo útil que puede ser el aumento de magnificación. Los visores con zoom no son generalmente de tan buena calidad óptica como los de aumentos fijos, por lo tanto, son también populares determinados visores sin zoom tales como el Nightforce x36, Sightron x36 y Leupold Competition x35, sobre todo este último. El Leupold Competition también se fabrica en x40 y x45, pero casi nadie utiliza este último modelo (probablemente porque la luminosidad de la imagen es menor).

Objetivo: Es la lente frontal del visor y su diámetro se expresa en milímetros. Es uno de los factores a tener en cuenta, ya que por regla general cuanto mayor es la abertura más capacitado está el visor para operar en condiciones de poca luz y abarcar un campo de visión más amplio. Hay una relación a tener en cuenta y es que cuantos más aumentos tenga el visor, es necesaria más abertura para mantener la luminosidad.

El punto de luz que recoge nuestro ojo (exit pupil) tiene un tamaño definido por: diámetro del objetivo (en mm) / Nº de aumentos. Cuanto mayor es el diámetro, mayor es el punto de luz.

Cuanto más pequeño, el encare es más crítico, si tu cabeza no está correctamente alineada, no consigues ver por el visor, pero cuando el ojo se mueve a la posición correcta, la imagen aparece de repente. Esto es deseable, porque ayuda a minimizar el error de paralaje causado por un encare descuidado, pero si es muy pequeño puedes notar cosas extrañas en la imagen recibida en la retina, son las “cositas” que tenemos todos flotando en la superficie de los ojos que ahora están interrumpiendo la imagen recibida. Así, con un tamaño de valor igual o inferior a 1 mm se necesita gran concentración y práctica de observación para aprovechar al máximo las capacidades del visor.

Con un diámetro a partir de 50 mm, además de obtener una imagen más luminosa, el campo de visión es más amplio, con lo que más fácil encontrar el blanco a igualdad de aumentos.

El “campo de visión” (field of view) es el ancho y alto del área que podemos ver a través del visor, normalmente viene expresado como el ancho en metros para una distancia determinada, generalmente 100 metros, 100 yardas o bien dependiendo del aumento aplicado. A medida que aumentamos la magnificación del visor se reduce el campo de visión, si utilizas un aumento excesivo a cortas distancias, el campo de visión será demasiado pequeño.

La calidad del objetivo es fundamental, al igual que la del resto de las lentes que conforman el visor. Su exactitud, calidad y transparencia determina la nitidez con la que podremos ver la imagen. Es imprescindible que estén tratadas. Las ópticas que llevan un revestimiento especial en su superficie (coated) son de calidad superior a las no tratadas, pero inferior a las que llevan varios tratamientos (multicoated). Los tratamientos evitan brillos y reflexiones indeseadas y además proporcionan una mejora de la visión en condiciones de poca luz (algunos revestimientos son de fluorato de magnesio, capas de rubí, etc.), pero también encarecen el precio. La calidad de la óptica puede compensar en algunos casos el diámetro, por ejemplo, el Bushnell 4200 es tan brillante como otros visores con objetivos más grandes, y fue muy popular, incluso entre los mejores tiradores.

Retícula: Es el tipo de “cruz” que vemos en el visor y el elemento indispensable para apuntar. Existen modelos de visores con retícula iluminada, combinan las retículas normales con puntos iluminados electrónicamente para permitir rápidas maniobras en la adquisición de blancos en zonas oscuras.

La del tipo “mil-dot” es muy ventajosa, ya que permite utilizar las referencias horizontales para la corrección por viento y es de las más apreciadas para FT, aunque la mayoría de tiradores sólo utiliza las marcas verticales de elevación en la modalidad de Hunter. Hay algunas formas de “tomar medidas” a distancias fijas y tal como está diseñada una mil-dot es práctica y facilita algunas tareas, pero para estimación del viento no es imprescindible.

Las retículas iluminadas son agradables cuando se dispara en situaciones muy oscuras, pero la necesidad es relativamente rara, especialmente si tiene un buen visor (con un gran objetivo que permite pasar gran cantidad de luz o unas lentes muy nítidas).

Generalmente, la retícula se encuentra en segundo plano focal, mantiene su tamaño constante con los cambios de magnificación, así, el tamaño de la imagen que ves entre puntos varía, por lo que necesitarás disparar siempre con una magnificación constante para poder determinar de esa forma la distancia del objetivo (me estoy adelantando un poco, esto lo veremos más adelante en profundidad). En primer plano focal la retícula mantiene el espaciado del punto de forma constante con el zoom del ocular, agrandando de tamaño de forma proporcional al aumento de la magnificación, pero las referencias suelen espaciarse mucho cuando el número de aumentos es grande y por eso es muy raro verlos en competiciones de FT.

visor primer plano focal PPF

Se pueden utilizar otras retículas, preferible alguna con las líneas bastante delgadas, al menos en el centro, como ejemplos para el Bushnell, la Multi-X, o con un punto central de ¼ o ⅛ de MOA (también llamada Dot), o la 4A (europeo).

retículas

El tubo: Los de 30 mm proporcionan mejores características frente a los de 1” (25,4 mm) y se están imponiendo en todos los diseños modernos, ya que se puede transmitir más luz a través de un tubo mayor y, probablemente lo más importante: permiten obtener un mayor ángulo de ajuste, más minutos de ángulo (M.O.A.) en un tubo más grande. Actualmente existen también visores con tubos de 34 Ø, aunque todavía son escasos. Bushnell, Kahles o Nightforce, entre otros fabricantes,  ya los tienen disponibles, normalmente son visores tácticos orientados principalmente para el tiro a larga o muy larga distancia.

visor con tubo 34

El visor comercial con mayor tubo que conozco es un IOR y sus 40 mm de diámetro equivalen al tamaño normal de la campana de los primeros visores que se utilizaban en FT.

visor tubo 40

visor tubo octogonalComo nota curiosa, ya que a nosotros no nos valen,  recientemente la marca NcStar ha sacado al mercado una nueva línea comercial de gama económica,  con pocos aumentos y sin ajuste de paralaje, denominada Octagon, con un diseño muy peculiar, hasta el tubo es octogonal de 26 mm... 

 

Enfoque: La última cosa que quieres es que tu blanco cambie de posición con un cambio en la posición de tu ojo. Esto sucederá si tu visor no enfoca correctamente el blanco. También, mediante el enfoque es la única manera de averiguar a qué distancia está (sin telémetros láser, aunque hubo un visor con un telémetro incorporado por aproximadamente unos 4.000 dólares hace varios años, actualmente su uso no está permitido en las competiciones).

 

Hay 4 tipos de ajuste principales: Frontal (en el objetivo), Intermedio, Lateral y Trasero. La cantidad de modelos de visores con enfoque intermedio y trasero son realmente escasos, de manera que esto nos deja solamente dos tipos útiles: Frontal y Lateral.

1.- Enfoque frontal (Objetivo ajustable): Son de una mecánica relativamente simple y generalmente de menor precio que los modelos de enfoque lateral. Existen excepciones en cuanto al coste y se debe a sus cualidades ópticas excepcionales. Hay una desventaja ergonómica al utilizar un visor con corrección frontal y se debe a que se tiene que alcanzar la parte delantera del visor, mientras que se está mirando a través de él. Este problema se nota principalmente en los disparos desde las posiciones de pie y de rodillas. En la mayoría de los modelos de visores con este sistema, gira la lente y el anillo que la sostiene, esto hace que sea muy dificultoso hacerla girar pequeñas distancias, con las consecuencias que acarrea para la estimación de distancia. En realidad este tipo de visores no fue pensado para estimar distancias en Field Target.

sightron sii 36x42

Para enfocar hay que girar la cubierta del objetivo. Dos (o más) vueltas hacen que sea más preciso el enfoque por extender la escala en distancias mayores (especialmente de 40 a 50 metros), pero significa más giro. Sólo los visores de Sightron x36, Nightforce x36, y Unertl tienen enfoque multi-vueltas.

objetivo ajustable

Es un sistema que tiende a su desuso para el FT, dada la incomodidad de tener que desencarar habitualmente el arma para leer el dato de la distancia a la que se encuentra el blanco.

2.- El enfoque intermedio ha aparecido muy recientemente y consiste en situar un anillo de enfoque sobre el tubo, justo detrás de la campana y delante de las torretas, cuyo giro permite ajustar el paralaje. Según el fabricante, es un sistema más práctico que el enfoque frontal y carece de la “molesta” rueda lateral.

Actualmente solo conozco un visor fabricado por IOR con este peculiar sistema.

ior valdada terminator

3.- Corrección de enfoque lateral(rueda lateral): Los visores con rueda lateral son prácticamente la norma en el Field Target. Aunque algo más caros y con menor variedad para elegir, ofrecen mayores ventajas sobre los de ajuste frontal: 

    • Facilidad para alcanzar la rueda lateral en lugar del anillo frontal.
    • Las distancias marcadas en la rueda se pueden leer sin necesidad de quitar el ojo del visor, evitando perder la posición de tiro.
    • La rueda lateral es, por lo general, fácil de girar y se pueden hacer ajustes más sensibles sin grandes problemas.

Los visores con rueda lateral se venden generalmente con una torreta que resulta demasiado pequeña para trabajar. Esta pequeña rueda, va contra la intención de usar este dispositivo para la corrección de paralaje y estimación de distancias. En su lugar se coloca sobre ella una rueda de mayor tamaño, generalmente hecha en aluminio. La rueda original suele tener entre 20 y 30 mm de diámetro, mientras que la otra varía entre los 8 y 15 centímetros de diámetro. Se debe fabricar además un señalador o puntero guía de referencia para esta otra rueda y sobreponerla, reemplazando el de la original.

paralaje lateralLa torreta, generalmente a la izquierda, en el lateral del visor (como en este Leupold Competition o el Leapers), donde se encuentran las torretas de elevación y deriva, es la que permite ajustar el enfoque. Para algunos visores (BSA, Nikko Sterling), incluso con una rueda de 10 cm. la separación de 40 a 50 metros puede ser tan pequeña como 1 cm o algo así, dado que su ángulo total de giro es aproximadamente de ¾ de vuelta. Normalmente dotarlo de un añadido o con una gran rueda para aumentar la separación entre puntos supone un coste adicional, pero el giro angular seguirá siendo el mismo.

rueda paralaje lateral

El Tasco y Hakko son un poco mejores en este sentido. El único enfoque lateral (que yo sepa) que realmente extiende esta escala son los Leupold Competition, con un ángulo de giro de unos 450º. En prácticamente todos los casos se compra una gran rueda, o se suplementa la existente con una sección angular de gran tamaño para las distancias más críticas, ya que no viene con el visor.

Este sistema se está imponiendo de forma muy significativa en los tiradores de FT, dada la facilidad de lectura en las mediciones.

Conseguir este tipo de ruedas para algunos visores es complicado y a menudo han de encargarse a algún tornero, ya que no se fabrican de serie con las características necesarias.

En el 2011 apareció un sistema que se podría considerar una variación del enfoque lateral, el fabricante lo denomina ajuste de paralaje en línea central y permite al tirador realizar los ajustes en deriva, elevación y enfoque de forma cómoda con la mano derecha, al colocar la rueda de ajuste de forma horizontal, alrededor de la torreta de altura. Al menos hay dos visores de este tipo, el Kahles Competition K624 (6-24x56) y el K1050 (10-50x56) del 2013. 

Kahles K10504.- Enfoque trasero: Se ajusta por medio de un anillo muy similar en tamaño y ubicación al anillo del zoom. Las ventajas son mínimas: no tener que llegar a avanzar al frente de la campana. Las desventajas son grandes: dificultad para leer con precisión las distancias (escala de baja precisión). No se recomienda a menos que tenga una discapacidad. Hasta hoy ninguno ha podido ser aprovechado para su uso en Field Target.

corona torreta

Torretas de ajuste: Si vas a utilizar la torreta de elevación para ajustar tu punto de impacto en función de la distancia (en método muy recomendable para FT), es conveniente optar por torretas altas tipo “target”, este tipo de torreta puede ser ajustada fácilmente en todo momento, mientras que algunos otros visores utilizan para el ajuste una moneda o destornillador, independientemente de que tengan o no una tapa roscada.

Además es esencial una corona grande para ampliar el diámetro de la torreta de elevación y así que resulte fácil poner una escala mayor (más fácil de leer) en la propia corona. Otro método de medida es cifrar la escala de distancia con el ajuste de la torreta (básicamente ignorando la distancia real). Si tu escala de distancia está medida en metros, tu torreta de elevación se calibra en “metros”. Si tu escala de distancias está medida en fracciones angulares, entonces todo lo que necesitas es una torreta de tiro que sea fácil poner a cero para un ajuste específico.

En los visores, se ignora generalmente la escala que viene pintada de fábrica y todos hacemos manualmente otra marcada en una tira de papel / plástico, etc. tomando nota de las distancias. Una técnica es hacer una escala balística, marcarla cada 5 metros e interpolar cada metro entre marcas. Otra técnica válida sólo para los visores de paralaje frontal es generar una escala donde la distancia de giro es una simple función de la distancia al blanco (proporcional a 1/distancia). Veremos todas estas cosas con mucho detalle más adelante, en la parte que trata de la calibración de carabina y visor.

Los parasoles: Si la luz solar incide de forma directa sobre las lentes de tu visor o te encuentras el sol de cara, la imagen puede hacerse borrosa o indiscernible.

Cuando entreno o compito, hay campos de tiro que están llenos de zonas de luz y sombras que cambian a lo largo del día. Algunas veces el compañero de escuadra se pone al lado del tirador que está en el puesto en ese momento para proyectar su sombra sobre él, pero este tipo de comportamiento amistoso raramente tiene lugar durante una competición, los participantes no se ayudan unos a otros cuando los puntos cuentan, cada uno debe valerse por sí mismo con el equipo que haya traído al campo, y eso debe incluir los parasoles.

Los hay de dos tipos, los que se colocan en el objetivo y los que se colocan en el ocular. Los primeros, por lo general, son piezas cilíndricas de aluminio con un rayado circular en su interior y tratamiento negro mate, que se roscan en el extremo de la campana, como una extensión de la misma, evitando en muchos casos que la luz del sol produzca molestos destellos por refracción en la lente delantera cuando ésta incide de forma directa. Es conveniente que no sea ni corto ni exageradamente largo, ya que cuanto mayor sea su longitud, más se notará el efecto “vela” cuando hay viento lateral, unos 10 cm suele ser lo habitual. En un momento dado, siempre se puede improvisar con un tubo de cartón o una hoja de papel enrollada alrededor de la campana. La segunda opción es colocar un filtro antireflectante formado por un anillo o cilindro bastante corto en comparación con los anteriores, en cuyo interior se encuentra una estructura en forma de panel de abeja que, por una parte, bloquea la luz que no viene de frente y por otra, disminuye el reflejo visible de la lente delantera (esto último es apreciado en el entorno de caza, pero a nosotros no nos aporta nada). El uso de estos filtros es poco habitual, ya que restan algo de luminosidad al visor.

parasol visor

El parasol trasero se ajusta al ocular del visor, debe tener una longitud suficiente para apoyar en la cara del tirador y será función de la distancia necesaria al ojo, ayudando a encarar correctamente el arma, evitando los reflejos en las lentes producidos por el sol cuando se encuentra situado en un amplio ángulo, desde los laterales pasando por nuestra espalda.

La separación del ojo, indicada como “eye relief”en la hoja de característicaspor el fabricante, es el margen de distancias (mínima y máxima) desde la lente trasera (ocular) hasta el ojo, a las que podremos observar la imagen de forma correcta. Una distancia inadecuada mostrará, en el mejor de los casos, un anillo negro alrededor de la imagen y en otras ocasiones incluso una deformación óptica.

Para determinadas aplicaciones existen diferentes distancias óptimas al ojo, hay visores para armas de gran potencia que tienen una distancia superior a la convencional con el fin de proteger los ojos de golpes producidos por el retroceso del arma, o las que se montan en pistolas, ya que con el brazo extendido debemos ver perfectamente toda la imagen nítida en el ocular.

Los parasoles para el ocular, son un poco más complicados.

Una buena solución es la que se muestra en una cámara de vídeo, sobre todo si utilizas gafas para disparar.

Se trata básicamente de una capucha de tela que se ajusta a lo largo de su ocular, eso encajará en cualquier visor. Cuando no sea necesario, se pude desplazar hacia delante. 

goma para el ocular

 

 

 

La fotografía de la derecha muestra un diseño ergonómico para el ocular, es extremadamente eficaz en la eliminación de la luz envolvente mientras observas por el visor. Fabricado con un compuesto de caucho muy robusto, el ojo se ajusta muy bien, adaptándose de manera óptima a la luz que se concentra a través del visor, permitiéndote centrarte y hacer un uso máximo de la información que te está llegando.

Este diseño de extensión del visor se está popularizando bastante, a pesar de que hasta hace muy poco solo se comercializa en una tienda de UK.

Existen otros diseños terminados de forma recta y con un sistema tipo fuelle en el cuerpo para amortiguar los movimientos, que son compatibles con el uso de gafas.

Tapas de objetivo: Es imprescindible su uso cuando el visor está guardado, previene la acumulación de polvo en las lentes, así como de ralladuras involuntarias de la óptica durante su almacenamiento o transporte. Algunas de estas tapas incluyen lentes o filtros de color que se pueden colocar en el visor para aumentar el contraste en condiciones de poca luz (las tapas amarillas).

Hermeticidad y protección ambiental: Los buenos visores llevan sistemas que los protegen de la lluvia, humedad y cambios bruscos de temperatura, este punto es de vital importancia a la hora de escoger un visor, antes o después acabará “pasado por agua”, es lo que tiene estar al aire libre. Los rellenos a base de gases especiales como el nitrógeno evitan que se forme humedad en el interior de las ópticas por cambios de temperatura o por estar expuestos a condiciones meteorológicas extremas. Paralelamente todos los anillos y diales de ajuste deben llevar sus correspondientes juntas estancas con el fin de evitar la entrada de polvo o humedad que opacaría las lentes por su cara interna.

Otros aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir un visor son ¿para qué lo vas a utilizar? o ¿en qué arma? Por ejemplo, en la modalidad de HFT suele haber límites en magnificación (máximo 12 aumentos) y uso (no se permiten los ajustes de torretas, pero se permiten retículas Mil-dot). Si tienes un visor con zoom, puedes configurarlo a x12 o menos y disparar sin modificar ese ajuste durante la competición. Las armas de pistón requieren visores especiales debido al retroceso inverso producido por el golpe del muelle tras ser liberado, estas armas dan el “culatazo” hacia delante en vez de hacia atrás (no es el caso para TX200, HW97, o Whiscombe), y es muy duro para los visores, normalmente diseñados para su uso con armas de fuego, no todos lo pueden soportar. Busca visores testeados para armas de aire o comprueba si tienen garantía ilimitada. Si lo vas a utilizar en tu arma para disparar de forma habitual no olvides esto, te ahorrarás más de un disgusto y el coste de tenerte que comprar otro.

Ten en cuenta que en cierta medida, el ajuste antropométrico de tu carabina, viene dictado por las características de su visor.

Ajuste de las torretas: Es la modificación angular mínima que se puede realizar para compensar la altura y la deriva (conocido habitualmente como clic por el sonido característico que hacen las torretas al realizar un mínimo giro), normalmente expresado en MOA (minutos de ángulo) y menos habitual en miliradianes. Cuanto menor sea el resultado de la fracción, más precisión, de ⅛ hasta ¼ MOA nos valdrá y del resto mejor olvidarnos.

Ajuste de dioptrías: La mayoría de los visores tienen un anillo de enfoque en el ocular o bien éste puede girar, pudiendo quedar posteriormente trabado mediante el apriete de un anillo de bloqueo. Considerado erróneamente como un sistema de enfoque rápido, realmente su misión es la de adaptar el enfoque, mediante la corrección de las dioptrías del ojo para tiradores con deficiencias visuales de miopía o hipermetropía (el astigmatismo no lo corrige). Si el visor que pretendías adquirir ni siquiera lleva esto, realmente no merece la pena comprarlo, ya que es fundamental para eliminar el error de paralaje.

El paralaje es el cambio aparente de la posición de un objeto observado producido por una variación angular de la posición del observador.

Por ejemplo, si te colocas una mano delante de la cara con el brazo extendido y observas un objeto que se encuentra al otro lado de la habitación y que queda detrás, al mover la cabeza hacia tu hombro derecho, tu mano quedará situada a la izquierda del objeto, pero si llevas la cabeza hacia el hombro izquierdo, en esta ocasión la mano se coloca a la derecha del objeto.

En nuestro caso, la retícula hace la función de mano y en ningún caso nos interesa que exista ningún movimiento aparente entre ésta y la imagen que debemos observar.

Existen otros parámetros muy importantes, tales como el porcentaje de transmisión de luz (ligth Transmision), resolución (Resolution), aberraciones cromáticas, de curvatura y esféricas, pero la triste realidad es que en la mayoría de los casos o bien el fabricante no aporta esos datos o da unos resultados digamos excesivamente buenos, así que mejor...

 

 

 

© Asociación Zona Centro de Field Target | Design by: LernVid.com