Curso de Field Target

Autor: Carlos M. “Charly”

 


 

 

 

13. AJUSTE DE CARABINA Y VISOR (1ª parte).

 

   Ya tienes tu carabina, monturas y visor, veamos ahora cómo podemos unir estas cosas para poder formar un buen equipo y poner el conjunto en un estado óptimo de funcionamiento.

El objeto de este capítulo es poner a punto tu equipo, pero es necesario que antes hayas adquirido los conocimientos suficientes para manejar y dispar con una carabina de aire.

Así mismo, asumiré que como tirador eres capaz de disparar con un cierto nivel, puedes conseguir agrupaciones consistentes y que estás listo para lograr que el conjunto de carabina y visor logre la mejor configuración posible, a fin de alcanzar un blanco con certeza a cualquier distancia entre los 8 y 50 metros. Supondré que tienes una carabina de aire del calibre 4,5 y un visor con corrección de paralaje. La mayoría de las instrucciones relacionadas con el ajuste de torretas y retículas de múltiples líneas ya las veremos más adelante.

Precisamente, lo que pretendo es intentar ayudarte a superar los difíciles procesos, si eres un tirador poco experimentado, de configurar y reglar lo que puede llegar a ser un complicado y costoso equipo.

 

13.1. Preparación de la carabina.

 

Es importante que la carabina reúna ciertas condiciones: 

    1. El disparador debe ser confiable y predecible el punto de disparo.
    2. La carabina debe ser precisa con los balines que has elegido.
    3. El arma ya está ajustada a la potencia adecuada (<16,27 J o <24,2J).

El disparador en cada modelo de carabina es diferente a las demás, así que deberás consultar el manual del usuario de tu arma para ajustarlo.

En el Field Target se tiende a regular el peso de la cola del disparador de una forma más liviana que en otras modalidades de tiro, pero es fundamental que no sea tan liviano como para que la carabina se dispare sola al ser manipulada.

Con la carabina sostenida en posición de disparo, la mano que realiza la acción de disparar deberá encontrar la empuñadura de forma natural, su dedo índice, con un movimiento suave, la cola del disparador, sin retraerse o estirarse.

La cola del disparador o gatillo debe estar situada a la altura de la yema del dedo índice cuando cierres la mano sobre la empuñadura. Si el disparador no es ajustable y la distancia es corta, se pueden añadir espaciadores en la cantonera o en caso contrario retirarlos. De no haber espaciadores para quitar, deberás hacer algún retoque en la propia culata.

Si tienes dudas o necesitas más información de cómo manejar correctamente el disparador, antes de continuar sería mejor que leyeras el capítulo 21, luego podrás volver aquí.     

En cuanto a la selección del balín más preciso, asumiré que como tirador conoces cuál es el más adecuado para tu arma, que estás acostumbrado al manejo de la misma, has leído los capítulos anteriores, por supuesto has realizado las pruebas y tienes resuelto este tema.

Si eres como la mayoría de los “recién llegados” es posible que tiendas a mantener cerrado el ojo que no usas para apuntar cuando disparas, sin embargo, tiene múltiples ventajas aprender a disparar con ambos ojos abiertos. La estimación de la distancia, como verás más adelante, puede ser dificultosa a menos que mantengas ambos ojos abiertos y relajados, además, cuando se utiliza un nivel para evitar el error de inclinación, es difícil verificar si el arma se halla nivelada, a menos que se tengas el ojo que no apunta abierto, para vigilar el nivel. Además, el tener ambos ojos abiertos ayuda a monitorizar el ambiente y así detectar, por ejemplo, las condiciones del viento. Es una técnica que no se adquiere fácilmente pero que una vez dominada permite obtener una gran ventaja en el manejo del arma.

Una vez completados los pasos anteriores, es un buen momento para instalar correctamente el visor sobre el arma. Si ya está montado “de cualquier manera”, no seas vago y desmonta todo.

 

13.2. Montaje del visor.

 

Altura de montaje y ajuste de la carrillera.

   Obtener la altura correcta de montaje puede ser una tarea costosa, lograrlo te permitirá una mayor relajación física y un mayor grado de aciertos en el blanco. Una altura inapropiada significa incomodidad, frustración y menor cantidad de aciertos.

El factor principal al escoger un juego de monturas es lograr la separación adecuada entre la campana del visor y el cañón del arma. Un visor con enfoque delantero colocado demasiado cerca del cañón, puede llegar a tocarlo al girar el anillo e incluso apoyarse en el mismo y alterar su funcionamiento.

El otro factor importante es la posición de la cabeza. Si el visor está colocado demasiado bajo, deberás hundir la cabeza contra la carrillera o torcer la cabeza demasiado para lograr ver a través del visor. Por el contrario, si está montado muy alto, deberás levantar mucho la cabeza, separándola de la carrillera y perdiendo contacto con la culata. En cualquiera de los dos casos, al tratar de observar por el visor, el esfuerzo de mantener una posición forzada te hará más inestable, será más difícil parar el arma y tras un tiempo notarás molestias o dolor en el cuello y/o en la parte alta de la espalda.

Si la culata de tu arma tiene la carrillera ajustable, esto te permitirá eliminar el problema, ya que mientras la parte delantera del visor no esté en contacto con el cañón, el visor se puede colocar a cualquier altura que desees, ya que regulando su posición se puede acomodar la cabeza acorde a dicha altura.

Generalmente la posición más adecuada es con la cabeza lo más vertical posible, pero puede variar de un tirador a otro. Sobre todo has de minimizar cualquier tensión o incomodidad postural. Si tu culata también dispone de cantonera o rabera ajustable, es un buen momento para mejorar la ergonomía.

Colocar el visor con mayor o menor separación respecto al cañón, ni disminuye ni empeora los efectos de un error por ladeo del arma si la caída del balín está compensada de forma correcta. Una inclinación lateral del arma producirá las mismas consecuencias, ya que los factores determinantes son el ángulo de inclinación y la caída del balín a la distancia a la que se encuentre el blanco, pero no la distancia entre ejes.

Por otra parte, tenemos que existe una variación importante en cuanto a la compensación a distintas distancias, si está muy junto, a corta distancia tendremos que cambiar relativamente pocos clics para ajustar el visor y un número considerable si el blanco está lejos, por el contrario, si la separación es grande, sucederá el caso contrario. Así, para los blancos lejanos, en los que es más difícil determinar con exactitud la distancia exacta, es habitual que algunos tiradores opten por colocar suplementos adicionales y las monturas más altas para así separar lo máximo posible el visor, de esta manera, aunque la caída del balín es la misma, cambia la relación de cruce entre la línea óptica y la trayectoria del balín, la diferencia de clics entre el punto estimado y sus adyacentes disminuye, por tanto se minimizan los errores en altura y ello aumenta las probabilidades de acierto, todo en detrimento de los blancos más cercanos.

margen de error por altura del visor

 

Centrando las Torretas de Ajuste.

   Este es un tema algo controvertido, hay opiniones para todos los gustos, no solo en el campo del aire comprimido, hay quienes le dan mucha importancia y quienes no le hacen caso.

El proceso de buscar el centro óptico del visor mediante el ajuste de las torretas es más importante cuanto peor sea el visor, dedicarle un rato de tu tiempo en ocasiones merece la pena, se gana en calidad de imagen, bueno, digamos mejor que evitas el que empeore, ya que obtienes el máximo partido del grupo óptico, las aberraciones de curvatura y esféricas, incluso las cromáticas serán las mínimas, y mecánicamente estará en el punto óptimo.

Como vimos anteriormente en el capítulo de los visores, están formados por un tubo externo, que es por donde lo sujetamos con las monturas y otro interno, que tiene la retícula, las lentes para la inversión de imagen y cuya posición varía angularmente en el plano vertical y horizontal, en función del giro de las torretas. Cuando la retícula está justo en el centro, todas lentes se encuentran alineadas, la calidad y nitidez de imagen es la mejor que se puede conseguir. Mecánicamente, el tubo interno está equidistante del externo, lejos de inclinaciones extremas en la que podría llegar a rozarlo o en las que el sistema de posicionamiento está forzado y el movimiento de una torreta influye en ambos ejes, por ejemplo, al variar la posición de la torreta de altura, también cambia la deriva.

El proceso de centrado no sirve de nada si posteriormente el visor no se encuentra alineado hacia el blanco, por eso es importante el uso de unas buenas monturas, preferiblemente ajustables.

 

Existen al menos 3 métodos y algunas variantes para realizar el centrado. En caso de que las torretas tengan tapas, retíralas y vamos allá.

A.- El “método de los clics” es el más simple y menos efectivo: Gira una torreta en sentido horario hasta que haga tope y luego en sentido contrario, contando la cantidad de vueltas que da hasta hacer tope en el punto opuesto. Divide el total entre 2 y gira esa cantidad de vueltas hacia atrás. Repite lo mismo con la otra torreta. Al finalizar deberías tener la retícula del visor en el centro óptico de la misma. En los visores malos normalmente esto no se cumple.

 

B.- El “método del espejo” es directo y fácil, no será exactísimo, pero se aproxima mucho. Necesitas una zona bien iluminada, con el paralaje ajustado al infinito, apoya firmemente la campana contra un espejo como si fueses a hacer un agujero circular en él. Si el espejo es pequeño tiene la ventaja de que puedes comprobarlo con el visor montado.

Mira por el ocular, verás una imagen oscura, pero entre la poca luz que le llega desde el ocular y que también entra lateralmente por el cristal será suficiente para apreciar si el visor está a cero. Si ves dos retículas es porque ésta se encuentra descentrada en alguna dirección, estás viendo la retícula real y el reflejo de ella que te devuelve el espejo. Mueve las torretas hasta que veas una única retícula, el reflejo queda escondido por detrás  al ser coincidente en ambos ejes,  ahora se encuentra totalmente centrada.

Existen varios inconvenientes, solo es válido si la terminación campana es perpendicular al tubo, el reflejo no se aprecia en todos los visores y si no tiene capacidad para enfocar al infinito, el reflejo se “moverá” según cambies el ojo de posición.

centrado de reticula con espejo

C.- El “método de girarlo sobre él mismo” consiste en colocarlo sobre un bastidor, o la parte inferior de unas monturas, de tal forma que esté orientado hacia un pequeño punto o una cruz que puedas distinguir mirando a través de él. Poco a poco ve girándolo en un sentido, normalmente observarás que el punto central de la cruceta cambia con respecto al punto de referencia, describiendo un círculo a su lado. Ajusta las torretas para ir aproximando el centro de la retícula, has de conseguir que ese el círculo se haga cada vez más pequeño hasta que desaparezca. Cuando el centro de la retícula y el punto de referencia son coincidentes con cualquier ángulo de rotación del visor, habrás conseguido ajustarlo en su centro óptico.

centrado de reticula por rotación del visor

rotando el visor

Todos estos métodos se basan en la hipótesis de que el punto central de la retícula se encuentra perfectamente alineado con el eje óptico del visor, pero si el nivel de calidad constructivo es mediocre o los procesos de gestión de calidad son bajos, puede estar desalineada y el trabajo realizado podría servir de bien poco. Te deseo suerte...

 

Instalando las Monturas.

   Si las monturas van a ir colocadas sobre un adaptador largo, instala primero éste sobre el carril de la carabina, ten en cuenta que el puerto de carga debe permanecer totalmente accesible  para posibilitar la carga del arma. Si van sobre suplementos cortos, colócalas sobre éstos y aprieta los tornillos laterales con la fuerza mínima para que el conjunto se sustente.

Retira los tornillos que unen los anillos y separa ambas partes. Afloja los tornillos laterales y coloca la montura en la cola de milano (carril de la carabina para el visor) o en el adaptador instalado anteriormente. Aprieta suavemente hasta que queden ajustadas. Coloca el visor en las monturas, coloca las anillas y atornilla suavemente con los dedos. Si el corte de los anillos es vertical en vez de horizontal, posiblemente te resultará más cómodo colocar primero el visor en las anillas y luego el conjunto sobre el arma. Ten en cuenta que el soporte del visor será más estable cuanto mayor sea la separación de las monturas. En cualquier caso, el visor debe poder deslizarse longitudinalmente y girar sobre sí mismo por dentro de los anillos, aunque con cierta resistencia. Si tiene zoom, reduce los aumentos al mínimo. A continuación sigue este procedimiento:

1.- Adopta la posición de tiro sentado sobre una superficie plana, con la carabina apoyada cómodamente en el hombro.

2.- Apoya cómodamente la cabeza sobre la carrillera, con los ojos cerrados concéntrate en sentir la tensión muscular en tu cuello, ésta debe ser mínima o nula, tal como explicamos antes, luego ábrelos, el ocular debe estar frente a tu ojo, debes ver el punto de luz directamente o mediante un pequeño movimiento de cabeceo, la imagen puede que no sea nítida o se vea como si estuviese al final de un túnel, pero si permanece todo negro hay que volver a ajustar la altura de la carrillera o utilizar otras monturas con una altura más adecuada. 

enfoque de reticula

3.- Con la cabeza apoyada en la carrillera, observa por el ocular del visor y mueve la cabeza adelante o atrás hasta obtener la imagen correcta, así puedes determinar si debes desplazar el visor hacia delante o atrás. La imagen deberá ser nítida en los bordes y no deberá aparecer un anillo oscuro alrededor.

4.- Ajusta firmemente las bases al carril, pero sin pasarte. Alinea verticalmente la retícula del visor, siguiendo los pasos descritos un poco más adelante, en el apartado 5 de este capítulo, de manera que quede perpendicular a la cola de milano, luego ajusta los tornillos superiores de las anillas.

 

El apriete de los tornillos.

   Hay una cuestión que normalmente casi nadie suele tener en cuenta, pero me siento en la necesidad de recordarte: Todo tiene un límite y el apriete de los tornillos también.

Ya se trate de unas monturas fabricadas con aluminio aeronáutico o con acero, de un fabricante u otro, cada tornillo, cada rosca, la curvatura de los anillos o la presión que puede soportar el tubo del visor, todo se puede dañar si te “pasas de vuelta”. La compresión que se puede hacer con unos tornillos es cosa seria, llevo años viendo como bastantes compañeros “se les estropean cosas”, son de los que piensan que si no aprietan mucho los tornillos se les moverá algo con el uso y el resultado es que deforman los anillos de las monturas por sobrepresión, marcan los carriles, estropean las pestañas de agarre y marcan, mejor dicho, doblan hacia dentro el tubo externo del visor por estrangulación y claro, tienen problemas, ya no les funciona nada bien... Lo más curioso es que muchos de ellos además, para arreglarlo ¡¡¡aprietan todavía más los tornillos!!! Si se desplaza el visor con los disparos, coloca un stopper o pon 3 monturas en lugar de 2 o una monopieza con 4 tornillos de sujeción, elige unas monturas más anchas...hay muchas maneras de solucionar los problemas y ninguna de ellas pasa por hacer el bruto. 

Algunos fabricantes de monturas te van a indicar cuál es el par de apriete más adecuado, moléstate en averiguarlo y si lo encuentras, utiliza como referencia el de alguna similar de otro fabricante. Si eres de los que no sabe apretar con moderación, te recomiendo que te hagas con una llave dinamométrica o de torsión, tienes modelos de distintos fabricantes que han sido diseñadas específicamente para apretar los anillos de las monturas y tienen un precio asequible.

Siempre que apretemos varios tornillos debemos conseguir que la fuerza que ejercen quede repartida por igual, para ello debemos de ir atornillándolos suavemente, cuando notemos la mínima presión de apriete en el primero, pasamos al siguiente y así hasta que coloquemos todos. Si hay separación entre las dos partes del anillo, comprueba que sea igual en ambos lados, realiza las correcciones oportunas aflojando primero del lado más junto para apretar posteriormente del lado más separado. A continuación aprieta ½ vuelta en un tornillo, pasa al siguiente y haz lo mismo en todos, vuelve al primero y repite la operación completa tantas veces como sea necesario hasta alcanzar la presión correcta. En los últimos ciclos el ángulo de giro será menor y puede que varía de un tornillo a otro.

Si en vez de tener solo dos tornillos hay cuatro, sigue la secuencia descrita a continuación para alcanzar los resultados deseados:

orden de apriete de tornillos

 

Alinear los anillos de las monturas (opcional).

torsion en tubo de visor

   Al instalar unas monturas, no siempre los anillos quedan alineados en el eje axial de forma correcta, ello provoca tensiones y deformación  torsional en el tubo del visor cuando realizamos el apriete.

Una curvatura del tubo del visor no es algo precisamente bueno, primeramente se perderá la alineación entre los diferentes grupos ópticos que componen el sistema del visor y llegando a determinado punto, el tubo interno y el externo entrarán en contacto, produciendo problemas de funcionamiento. Existen unas herramientas diseñadas para solventar este problema, en inglés se conoce como lapping bar and pin set o simplemente lapping kit y,como tantas otras cosas, para conseguirla suele ser necesario pedirla fuera de nuestro país.

alineamiento de los anillos

Los cilindros terminados en punta sirven para comprobar si existe desalineación, si es así, se coloca pasta abrasiva en el interior de los anillos y una barra de acero, mediante movimientos longitudinales y de rotación se irá desbastando el asiento del visor hasta rectificarlo con un ángulo adecuado, de esta forma te aseguras de que al apretar adecuadamente los tornillos, el visor no sufrirá torsiones.

Lógicamente, calzar el visor provoca desalineación y tensiones, por lo que no es muy recomendable que lo hagas.

 

 

 

© Asociación Zona Centro de Field Target | Design by: LernVid.com