Curso de Field Target

Autor: Carlos M. “Charly”

 


 

 

 

13. AJUSTE DE CARABINA Y VISOR (1ª parte).

 

13.3. Enfocando el ocular y la retícula.

 

   Tu visor ha de tener un ocular ajustable que te permita apreciar la retícula de forma correcta, compensando o adaptándolo a las pequeñas deficiencias en el grado de visión que puedas tener. Si lo ajustas de forma incorrecta, la retícula aparecerá borrosa y sentirás una molestia en la vista como consecuencia del esfuerzo que realizará tu ojo para compensar el enfoque.

Hay por lo general 2 mecanismos de ajuste. Antiguamente, el más difundido era aquel en el que giraba todo el ocular, habiendo una contratuerca para su bloqueo; actualmente la mayoría son del otro tipo, es el llamado “enfoque rápido”, en el que se gira un anillo ubicado al final del visor.

En ambos casos, una vez ajustado, es muy recomendable que realices una marca indeleble para recordar su posición, ya que en caso de movimiento accidental también se verá afectado el paralaje y la estimación de distancia será incorrecta.

enfoque trasero visor telescopico

Con la carabina correctamente apoyada y el enfoque ajustado a infinito (∞), mira a través del visor hacia un área iluminada o cielo abierto, pero nunca directamente a una fuente de luz y menos al sol, puede provocar lesiones oculares. Mantén ambos ojos abiertos y mueve el ocular o el enfoque rápido hasta que la retícula se vea lo más negra y definida según tu capacidad visual. Haz varios intentos para afinarlo un poco más, con una pausa entre ellos para que descansen tus ojos, esta vez con pequeños giros. Ambos ojos deben estar enfocando nítidamente de forma simultánea.

El ajuste del ocular corrige las deficiencias visuales por miopía o hipermetropía dentro de un rango discreto, por lo que sustituye la necesidad de usar gafas mientras se observa por el visor hasta unas ± 2 ~ 3 dioptrías, según el modelo, pero en ningún caso corrige los problemas de astigmatismo. Un visor que hayas ajustado para tu ojo y esté libre de paralaje, para otra persona es muy normal que no sea así.

 

Para comprobar si el ajuste es correcto o afinarlo, realiza los tres pasos siguientes:

1.- Coloca a 10 metros una hoja de papel cuadriculado con un punto diminuto en una de las intersecciones de las líneas o resáltala, apunta con el centro de la retícula a este lugar y ajusta el paralaje para ver nítidamente las líneas. La hoja debe estar bien iluminada, el visor debe estar configurado a su máxima magnificación y colocado en un soporte totalmente estable, si está montado en la carabina, ésta debe permanecer sobre un banco o unos sacos de tiro. Si utilizas un parasol en el ocular retíralo para la comprobación y si utilizas habitualmente gafas de cualquier tipo, aunque sean de protección, debes tenerlas puestas. 

2.- Sin tocar ni el visor ni su apoyo, mueve la cabeza en todas direcciones mientras miras por el ocular (esto se conoce como “balanceo de cabeza”). Si el centro de la retícula permanece invariable sobre la marca mientras te estás moviendo, el ajuste del enfoque ocular es correcto y el visor está libre del error de paralaje (siempre que la hoja esté nítidamente enfocada).  Si el centro de la retícula parece desplazarse, aunque sea poco, entonces debes reajustar el ocular y repetir la prueba, pero antes tendrás que volver a enfocar nuevamente la hoja, ya que el ajuste del enfoque se ve alterado con el movimiento del ocular.

3.- Haz una pausa y descansa los ojos durante unos minutos, después vuelve a comprobar los ajustes, gira el paralaje hasta infinito y enfoca de nuevo nítidamente la hoja de papel. Siempre hay que llevar el ajuste hasta el final y volver a enfocar de manera rápida para que el ojo no compense el enfoque y nos dé una información incorrecta. Termina siempre el ajuste en el mismo sentido, por ejemplo de lejos a cerca o de cerca a lejos, comprueba ahora si la posición de la retícula permanece invariable respecto a la marca de referencia balanceando la cabeza,  si lo está, entonces el ajuste del ocular está perfecto. Si no es así, haz un pequeño ajuste en el ocular, descansa nuevamente los ojos durante varios minutos, vuelve al paso anterior y repite el proceso hasta completarlo satisfactoriamente.

Una vez realizado el ajuste y verificado, debes realizar una marca indeleble para poder recuperar la posición en caso de que se mueva de forma fortuita e inmovilizar el ocular mediante el anillo de bloqueo o el anillo de enfoque mediante un trozo de cinta aislante negra.

 

13.4. Ajustando el centro del visor a la distancia adecuada.

 

   En el Field Target, la distancia crucial es la de 50 metros. Es la distancia más larga y es donde el visor debe tener su rendimiento óptimo. Así, debería estar en su Centro Óptico cuando la regulación de altura se encuentra a 50 metros. Esto significa que a 50 metros, ambas torretas,  la de elevación y la de deriva deben estar aproximadamente a mitad de su recorrido de ajuste. Hay otra razón para que esto deba ser así. Algunos visores no tienen una gran amplitud de ajuste, y si no se montan de esta manera, se puede quedar sin capacidad de reglaje para las distancias mayores y las muy próximas.

Normalmente, la mayoría de los casos hay que elevar la torreta de altura más de lo necesario, para solucionarlo existen varios métodos, elevar más el visor mediante unas monturas más altas, instalar las monturas encima de un carril suplementario para ganar altura, que el sobrecarril tenga inclinación, que las monturas lleven sistema de regulación, una combinación de las anteriores o la peor solución, que sería suplementado la montura trasera.

Si ya tienes todo es el momento de que vayas al campo de tiro. Necesitas un terreno de, al menos, 50 metros de largo. Desde tu posición de tiro, mide y coloca una diana a 13 metros. ¿Por qué 13 metros? Porque la trayectoria para la gran mayoría de los conjuntos carabina-visor suelen tener el mismo punto de impacto (POI) a los 13 metros que a los 50 metros, aunque esto puede variar de acuerdo a la separación entre el visor y el cañón.

La diana puede ser una simple cruz (+) pero lo suficientemente grande como para ver los impactos en caso de que el visor esté desalineado. Tienes que haber dejado las torretas centradas previamente, de acuerdo a lo visto antes, ajusta el paralaje hasta que la retícula y la diana se vean nítidamente. Apunta al centro de la cruz y dispara. Es posible que el impacto está bastante abajo y a un lado del centro. Efectúa 2 o 3 disparos más apuntando al mismo sitio, sin hacer ninguna corrección todavía, con esto verificamos la consistencia y precisión de los disparos.

Por el momento ignora la corrección de la altura y dedícate a la deriva. En caso de que exista, retira la tapa protectora de la torreta y gírala la cantidad de clics necesarios. Seguramente deberás hacerlo por prueba y error, disparando y cambiando el reglaje hasta llevar el punto de impacto a la posición deseada, que se entiende como algún lugar de línea vertical que tiene la cruz. Este ajuste es provisional y deberás hacer uno más fino al acabar el montaje del visor.

Concluido el ajuste provisional de deriva, vamos con la altura. Si el POI vertical se encuentra a más de 5 cm por debajo de la horizontal a la que estás apuntando, deberás llevarlo hacia arriba cambiando los ajustes de la montura o del carril adaptador y si no queda más remedio, calza el asiento de la anilla posterior con finas láminas de algún material flexible pero no comprimible, por ejemplo, película fotográfica o un trozo de aluminio de un bote de refresco.

 

Corta algunas piezas del material seleccionado de unos 15 x 20 mm. Señala la posición de las monturas con un marcador. Afloja los tornillos de las monturas (los que las sujetan al carril) y luego afloja los tornillos de la anilla posterior, hasta dejar un espacio que permita colocar las piezas para calzarlo.

Recuerda que existen en el mercado diversos fabricantes que ofrecen monturas ajustables en altura (como hemos visto anteriormente), sobrecarriles con inclinación, etc. Considera seriamente otras alternativas.

Una vez ubicados los suplementos o corregida la altura, instala las monturas en su posición nuevamente, usando las referencias hechas con el marcador. No aprietes demasiado los tornillos, sobretodo de la anilla delantera, debido a que el visor no está completamente asentado en sus monturas. Si comprimes demasiado el visor cuando está calzado puedes provocar daños en el tubo del mismo, usa sólo la mínima presión necesaria.

Nuevamente en el campo de tiro, repasa el POI a 13 metros. Si el impacto se encuentra a 2,5 centímetros o menos de la referencia a la que estabas apuntando, es momento de probar a 50 metros, si no lo está, deberás seguir agregando o quitando piezas de material o ajustar nuevamente la montura hasta llevarlo a ese rango. A 50 metros, deberás colocar una hoja grande de papel o cartón. Dibuja una línea horizontal gruesa a todo lo ancho y a la mitad de la altura del papel. Con la regulación de altura sin cambios respecto a los 13 metros, ajusta el paralaje para lograr una imagen clara del blanco y efectúa 3 disparos a la línea horizontal. No importa cómo agrupen en deriva, ya que lo que se trata es de evaluar la altura.

Si el grupo se forma a más de 10 cm por encima o por debajo de la línea horizontal, es conveniente agregar o quitar suplementos. La razón es que una diferencia de 10 cm a 50 metros, equivale aproximadamente a media vuelta de la torreta de ajuste, con lo que el visor estaría lejos del rendimiento óptimo que le da estar en el centro óptico.

Si consigues llevar el POI a menos de 5 cm del lugar donde estás apuntando a 50 metros, utilizando suplementos en el montaje posterior o ajustando las monturas y mantienes la torreta de elevación centrada, el visor estará en inmejorables condiciones para utilizarse en las distancias largas, las más críticas y su propiedad de telemetría por paralaje será óptima.

suplemento lateral montura visor

La corrección de deriva en un juego de monturas sin regulación (sin tocar la torreta) es algo más inhabitual, pero también se puede llevar a cabo. Si las monturas son bipieza, prueba algo tan simple como darle la vuelta a una de ellas, a veces hay una falta importante de simetría  debido a la desproporción entre el ancho del carril y el paso del anclaje. 

Una técnica no tan conocida como la anterior, es colocar un suplemento entre el lateral de la base de la montura y el carril, siempre del lado contrario a la pletina de sujeción. Dependiendo de la cantidad de corrección y de la dirección deseada tendrás que colocar una pieza de mayor o menor grosor en la delantera o la trasera y de un material duro. Esto solo puede utilizarse como una solución provisional, mientras estudias el problema y consigues otras monturas más adecuadas.

Recuerda que para problema hay una solución, existen gran cantidad de monturas diferentes, seguro que podrás encontrar una que te venga bien.

monturas para visor telescopico

 

13.5. Nivelando la retícula.

 

   El objeto de nivelar la retícula es asegurarse que está perfectamente alineada con la acción y el cañón de la carabina. Una de las mejores formas es utilizar una plomada para obtener como referencia una línea vertical perfecta.

Este procedimiento debe llevarse a cabo con ayuda de un nivel de burbuja colocado sobre el carril del visor telescópico o una parte plana de las monturas, de manera que mientras con un ojo miras a través del visor apuntando a la cuerda de la plomada, con el otro observas el estado del nivel. (Revisa el capítulo 7.5 y recuerda comprobar el buen funcionamiento del nivel antes de hacer el ajuste).

La cuerda de la plomada debe ser de color intenso, que destaque con su entorno y con la retícula (preferiblemente fluorescente o fosforescente) y colocarse al menos a unos 20 metros del visor para evitar errores aparentes, además deberá ser lo suficientemente larga como para atravesar toda la vertical del visor a esa distancia.

Una vez montados los dispositivos deberás: 

    1. Enfocar con el corrector de paralaje la cuerda de la plomada.
    2. Inclinar la carabina hasta que con el nivel se vea que está perfectamente horizontal.
    3. Sin cambiar la inclinación lateral, observar la cuerda de la plomada a través del visor.

Alinear la vertical de la retícula con la cuerda de la plomada, comprobando que la carabina se mantiene horizontal.

nivelando la reticula
El visor de la imagen debe ser rotado en forma anti-horaria hasta que la línea vertical de la retícula quede paralela o se superponga perfectamente sobre la cuerda de la plomada, en ese momento la horizontal será paralela al arma y el visor estará nivelado.

Si hay alguna desviación, deberás girar el visor sobre las monturas. Afloja los tornillos de las anillas lo necesario para poder rotar el cuerpo del visor. Repite los pasos 2 y 3 hasta que no se vean alteraciones en el nivel horizontal, entonces el visor estará alineado con la acción.

Antes de volver a ajustar las monturas verifica que la distancia entre el ojo y el visor no se ha alterado. Una vez hecho, aprieta las monturas.

Otra forma más sencilla, algo más imprecisa pero es de las que puedes hacer en casa: Señala de alguna manera dónde van colocadas las monturas sobre el arma y la posición del visor sobre ellas, (pon un trozo de cinta de pintor, marca con lápiz de cera, etc., hay muchas formas). Desmonta el conjunto del arma, afloja los tornillos de las anillas lo suficiente para que pueda girar el visor y colócalo todo sobre una superficie dura y plana, una mesa, por ejemplo. Con un nivel comprueba que la superficie está horizontal, sino, nivélala. Coloca ahora el nivel sobre la tapa protectora de la torreta de elevación, gira el visor hasta que la burbuja se encuentre centrada, aprieta los tornillos de las anillas y de vuelta al arma...

 

nivelado de visor

  

13.6. Ajuste final de la deriva.

 

diana para ajuste deriva

    Antes de proceder a determinar la trayectoria, deberás poner a cero la deriva del visor respecto al cañón. Hay distintas teorías sobre a qué distancia poner a cero la deriva. No puede haber duda de que la mejor manera es a 50 metros, en un lugar cerrado y utilizando un apoyo firme. Sin embargo, no todos tenemos acceso a una galería cerrada de 50 metros de longitud.

La mejor opción es comprobar el parte meteorológico y elegir un día con poco viento, normalmente las primeras horas del día son las mejores, ya que las corrientes térmicas en superficie son más escasas. Deberás acortar la distancia a una, en la cual el balín no sea influenciado por la acción del viento, algunos dirían que sobre unos 10 m está bien, pero a mí se me hace algo corta para obtener buenos resultados, prefiero intentarlo mejor a unos 20 m.

Poner a cero la deriva a una distancia tan corta permite disparar con menos variaciones que a distancias mayores y suele ser suficiente para las necesidades del Field Target.

Ubica a esa distancia una diana, consistente en un papel blanco con una línea vertical. Apunta a la línea y efectúa un disparo. Luego dispara apuntado al impacto anterior, y luego al siguiente. Deberías observar la formación de una línea de impactos equidistantes. Corrige la deriva y recomienza una serie de disparos a partir de la línea vertical. Cuando observes que la línea de impactos no se desvía hacia ningún lateral, efectúa varios disparos a la línea vertical. Si la deriva está correcta, verás una línea de disparos en vertical sobre la línea. Si no, deberás repetir la tarea.

 

 

(Efectuando disparos para lograr un correcto ajuste de la deriva).        

 

  

 

 

© Asociación Zona Centro de Field Target | Design by: LernVid.com