Curso de Field Target

Autor: Carlos M. “Charly”

 


 

 

 

14. EL ERROR DE DESALINEACIÓN.

 

14.1. La parte fácil.

 

   La mayoría de los tiradores de FT, por regla general, cuidamos una serie de detalles con el fin de evitar errores técnicos o de nuestro equipo, y de esta forma garantizar el éxito de cada disparo. En muchos de estos detalles dedicamos buena atención pero, a pesar de eso, algunos tiros no alcanzan la zona de muerte.

Hay otro factor técnico al que debemos prestar atención y que es motivo de muchos disparos erróneos: la incorrecta nivelación del arma respecto a los elementos de puntería, especialmente en los visores telescópicos.

El problema consiste en que durante el disparo no sujetamos correctamente la carabina, de manera que el visor y el cañón no están en el mismo plano vertical. Esto se conoce con la expresión anglosajona “cant error” o error de rotación (no hay traducción clara del término).

Como veremos con más profundidad en la parte de balística, la trayectoria del balín describe un arco y ese movimiento parabólico lo podemos “sincronizar” con la línea visual del visor, que es rectilínea. De forma esquemática, exagerando un poco la trayectoria, tiene aproximadamente esta forma:

Lo que hacemos realmente con el arma es ajustar la elevación del cañón, consiguiendo el ángulo necesario para acertar en el blanco, que es donde nos indica la retícula del visor. 

separacion entre visor y cañon

 

Si todo se hace adecuadamente, la línea visual y la trayectoria coinciden en un punto que será el punto de impacto. Una condición para que eso suceda, es que el centro de la retícula del visor y el centro del cañón estén en el mismo plano vertical.

Exagerando un poco la escala para mayor comprensión, vemos que ambos centros son coincidentes y por lo tanto están en el mismo plano vertical, perfectamente alineados y separados por la distancia “A”, que sería la diferencia entre la línea visual del visor y la del cañón, ajustando la torreta conseguiremos que las dos líneas se crucen en el punto de impacto.

Pero puede suceder que el tirador de forma involuntaria ladee el arma, de esta manera los centros del visor y del cañón ya no estarán en el mismo plano vertical. Cuando esto ocurre, a pesar de que a través del visor podamos ver el blanco centrado, el cañón en realidad no estará apuntando al blanco.

Si comparamos los dos dibujos, observamos que en el primero hay una distancia vertical que separa ambos centros (A); con el arma inclinada esta altura es menor (a) y además aparece una separación en el eje horizontal (S) que antes no existía. Al rotar el arma hacia la derecha estamos cambiando realmente la posición del cañón sin darnos cuenta, apuntamos mirando por el visor y utilizamos el mismo objetivo como referencia, por lo que la línea óptica se mantiene invariable. Con la distinta posición del arma, la trayectoria que describe el balín hará que el punto de impacto descienda y se desplace hacia la izquierda.

Existe un error común que es creer que cuanto mayor sea la separación entre el visor y el cañón, mayor será el error en el caso de disparar con el arma inclinada, ya que el mismo ángulo de inclinación produce un mayor desplazamiento lineal en el eje horizontal y una disminución más acusada de la altura (h), de ahí que algunas personas recomienden instalar los visores lo más bajo posible. Esto es así tan solo a distancias muy próximas a la boca del cañón, en ningún caso cuando se está compensando la trayectoria mediante una corrección en el visor. En el punto donde confluyen la línea óptica y la trayectoria del balín, la separación entre el visor y el cañón es irrelevante para el resultado de un error de rotación.

Lógicamente, el error en la trayectoria es más evidente cuanto mayor sea la distancia a la que estamos disparando, ya que la caída del balín es más acusada con la distancia. Para entender mejor el concepto hay que ponerse en un caso extremo, imagina que tenemos un visor montado sobre un arma y otra arma igual montada de forma invertida sobre el visor, ambas con la misma separación y condiciones:

error de ladeo, cant error

El punto de proyección del cañón sería donde se produciría el impacto si no existiese caída del balín por el efecto de la gravedad, pero en este planeta la gravedad actúa siempre y el balín caerá siguiendo una trayectoria en función de la distancia (línea roja), por tanto, entre el punto de proyección hasta el punto de impacto hay una separación “C” que es la caída del balín a esa distancia. La línea óptica del visor es siempre una recta y mediante la torreta de altura hemos hecho que el centro de la retícula sea coincidente con el punto de la trayectoria de caída del balín a esa distancia concreta, estamos apuntando siempre al objetivo y mantenemos el ajuste invariable.

Si ahora giramos el arma alrededor del eje de la línea óptica, estaremos describiendo un círculo cuyo radio “C” es la separación correspondiente a la caída del balín a esa distancia concreta (círculo negro), siendo el punto más alto cuando visor y cañón están alineados en el  eje vertical en posición normal y el punto inferior, cuando se cumple la misma condición pero se encuentran en posición invertida. Ahora bien, en cualquiera de los casos, la caída del balín se produce de igual manera, por lo que el punto de impacto se corresponderá en cada caso con el punto de proyección del cañón menos la caída “C”,  describirá de igual manera un círculo, cuyo punto más alto se corresponde con la línea óptica, que es cuando visor y cañón se encuentran correctamente alineados en el eje vertical.

Así, por trigonometría podemos obtener el desplazamiento vertical en el eje Y (DY) y el horizontal en el eje X (DX):

 

DX = C * sen α

 DY = C * (1 – cos α)

Siendo:

α = Ángulo de inclinación lateral del arma (error de rotación).

C = Caída del balín a esa distancia. (Este cálculo se puede consultar en el capítulo de balística).

 

Para comprobar la alineación debemos utilizar el nivel de burbuja que hayamos instalado en el carril, las monturas o en el propio visor. Así, mientras apuntamos como siempre, podemos verificar mediante la visión periférica, que tenemos el arma bien nivelada y que coincide con el ajuste con el que centramos el arma. Por eso es importante acostumbrarse a tener ambos ojos abiertos a la hora de apuntar.

El montaje es muy simple, como vemos en la fotografía de la izquierda, directamente sobre un carril universal de 11 mm. A la derecha se puede ver instalado al lado de unas monturas convencionales de dos piezas.

A modo de curiosidad, comentar la existencia de sistemas electrónicos más sofisticados, como el Rainov CSI  que visualiza en sendos displays el ángulo de inclinación y el de giro (http://www.rianov.com/index.php/product/3),  o el Microlevel (http://www.microlevel.biz), que se coloca en el ocular del visor y muestra con varios led si existe o no error de canting. Son sistemas derivados de la tecnología aeroespacial, basados en un microprocesador y sensores gravimétricos, lo que permite monitorizar de forma constante (centenares de veces por segundo) el ángulo del arma. El uso de estos dispositivos está prohibido en competición.

En las pruebas, con el arma sobre un banco de tiro, se puede evidenciar con cifras y mediciones como afecta el problema de la alineación en la precisión de los disparos, dependiendo de la velocidad del proyectil una inclinación “leve” de unos 10 grados puede causar una dispersión de unos 3 cm. al punto de impacto para una distancia de 40 metros y doblando la inclinación, a unos 20 grados (algo que puede suceder en algunas posturas de tiro), las agrupaciones se desvían hasta 8 cm. del punto de impacto a distancias de 50 metros.

 

14.2. La parte más difícil.

 

   Hasta el momento hemos supuesto que el cañón y el visor se encuentran correctamente alineados, pero raramente sucede eso, lo más normal es que existan una serie de errores debidos a las tolerancias de fabricación o montaje cuyo resultado es que la línea óptica del visor se encuentre en un plano diferente a la trayectoria del balín.

Un error menor pero muy habitual es debido a la combinación ancho del carril / sistema de fijación de las monturas, lo que causa que el visor se encuentre en un plano paralelo.

error de alineacion visor cañon

El ancho del carril de las carabinas de aire no es estándar, va desde los 9,5 a12,5 mm, aunque en las armas de competición habitualmente es de 11,5 mm. Muchos fabricantes de monturas realizan diseños de propósito general para que sus modelos puedan utilizarse con cualquier arma (como los que tienen una pletina lateral atravesada por los tornillos para anclar al carril). El resultado es que el visor puede quedar descentrado porque su eje estará desplazado a izquierda o derecha, según el ancho del carril.

Poner a cero la deriva a una distancia corta provocará que la desviación lateral a 50 metros limite en buena medida nuestras posibilidades de acierto.

Otro error, puede estar causado por el propio cañón o al asiento del mismo dentro de la acción y es debido al propio proceso de fabricación. Hay ciertas tolerancias que se traducen en una falta de concentricidad y rectitud mayores de las que podamos desear. Las excentricidades del cañón, así como su curvatura normalmente son solo apreciables cuando se monta en un torno y se le hace girar, produciéndose un cabeceo.

El proceso de alineación del cañón se bebería realizar en todos los modelos de armas, pero estoy convencido de que son muy pocos fabricantes los que lo llevan a cabo por el coste adicional que supone en el montaje.

También se da el caso de que el agujero de la pieza en la que está montado y lo guía, no esté completamente alineado en el eje longitudinal del arma, dando el mismo problema.

error deriva

Estos fallos dan como resultado que el ajuste en deriva solo sea válido dentro de un determinado margen próximo a la distancia de centrado. Cuanto más alejado esté el blanco, mayor habrá de ser la corrección hacia uno de los lados, si por el contrario disparamos más cerca, la corrección tendrá que realizarse en sentido contrario. Nos volvemos locos intentando una y otra vez ajustar la deriva sin conseguir nada y empezamos a buscar mil porqués de ello. 

despiece HW100

Solamente hay dos opciones y la primera es resignarse, ajustar la deriva a medias distancias e incorporar a la tablilla de corrección los nuevos datos (Ej.: 10 m: –1 cm, 17 m: -0,5 cm, 35 m: +0,5 cm, 50 m: +1 cm). La segunda es rotar la posición del cañón. En las armas de muelle creo que esto no es posible, al menos no conozco ninguna que lo permita por medios que estén al alcance de cualquiera, aunque mis conocimientos al respecto son escasos. En muchos PCP existen uno o dos tornillos que lo anclan y al quitarlos permiten extraerlo en su totalidad, como es el caso de Steyr o Wheirauch.

 

Sitúa una diana grande a unos 25 metros y tal y como está la carabina, ayudándote de en un banco de tiro o con un buen apoyo realiza 3 disparos a un punto de referencia, a ser posible en el centro y marca los impactos con el número correspondiente a la posición del cañón. Es muy importante que no realices ningún cambio en los ajustes del visor. Afloja los tornillos de sujeción del cañón y rótalo hasta confrontar la siguiente marca, aprieta todo y vuelve a empezar, repitiendo todo el proceso hasta completar los 4 puntos.

Obtendrás algo parecido a la diana que aparece a continuación y aunque parezca excesiva la separación de las agrupaciones, es más normal de lo que te imaginas. (Corresponde al cañón de una carabina de gama media/alta).

diana de pruebas

La desviación no se puede cuantificar en términos generales, dependerá concretamente de cada arma.

Si puedes trazar un círculo que pase por todas las agrupaciones, en función de los puntos marcados, podrás obtener el ángulo aproximado donde los disparos van más altos, a 180º está el punto donde irán más bajos, ambos son puntos óptimos para el ajuste de la trayectoria. Si no lo ves claro, realiza en la cinta del cañón otra marca entre cada una de las anteriores, repite el proceso con las nuevas marcas sobre la misma diana y en idénticas condiciones, completarás los resultados obteniendo una resolución de ⅛ de vuelta.

Gira el cañón hasta situarlo en el punto donde hayas obtenido las agrupaciones más altas y centra el visor en altura y deriva. Prueba ahora a disparar a 8 y a 50 metros, el error en deriva debería haber desaparecido, pero si todavía se produce tendrás que girar el cañón, un pequeño cambio afinará todavía más la trayectoria. Utiliza la información obtenida de la diana para saber hacia dónde y obtener así una trayectoria óptima.

El método más sofisticado, al alcance solo de muy pocos, consiste en desmontar el cañón completamente, colocarlo en un torno y hacerlo girar. Mediante un reloj comparador se consigue obtener con total precisión el punto más alto o el más bajo. Realiza una marca en el propio cañón y móntalo nuevamente en la carabina utilizando dicha referencia.

Igualmente tendrás que probarlo utilizando el sistema descrito anteriormente, confirmando que todo está correcto o para optimizar si cabe todavía más la trayectoria.

 

 

 

© Asociación Zona Centro de Field Target | Design by: LernVid.com