Curso de Field Target

Autor: Carlos M. “Charly”

 


 

 

 

19. LAS POSICIONES DE TIRO EN FT (2ª parte).

 

19.2. Posición de rodillas.

 

   En un recorrido de FT es muy normal que tengas que hacer varios disparos obligatoriamente de rodillas. Estos suelen causar problemas a los tiradores que describen esta posición como relativamente inestable, en comparación con la más habitual de sentado. La posición de rodillas debidamente construida, de hecho,  es casi tan estable como la posición de sentado. Las disciplinas de tiro de ISSF implican tirar de rodillas y mientras que esta condición en FT puede haber nacido de aquí, la colocación difiere en muchos aspectos.

Los tiradores desentrenados encontrarán muy difícil primeramente mantener su posición durante la competición. Ocurre que les duele el pie, la pierna y las nalgas, produciendo una menor concentración y una secuencia “sostener-apuntar-disparar” menos efectiva. Evitar los problemas de esta naturaleza y conseguir construir la posición correctamente, implica corregirlos previamente durante el entrenamiento. Si la posición de rodillas está equilibrada, y el sistema neuromuscular está dirigido por la parte cerebral no dominante, la zona de quietud aparecerá por un corto periodo de tiempo, cuando el pulmón queda equilibrado. Este periodo normalmente es ½ a ¾ de segundo y luego desaparece. Después de un periodo de tiempo, el tirador tiene que comenzar nuevamente la secuencia de disparo, es cuando la zona de quietud no reaparece mientras no se vuelva a construir otra vez la posición de disparo.

posicion de rodillas field target

¿Cómo puedes prepararse para la posición de rodillas? Sencillo, colócate sin la carabina en posición de rodillas frente a la televisión y mientras estás viendo cualquier programa, el músculo de la pierna se estará estirando, disminuyendo paulatinamente la molestia producida por la tensión. Haciendo esto aproximadamente durante una semana, conseguirás estar perfectamente preparado para disparar arrodillado a la zona de muerte. Recuerda, el objetivo es disparar unos 4 tiros, de uno en uno y sin fallar durante la competición.

La posición de rodillas de muchos tiradores expertos puede aparentemente parecer diferente a la forma general. Ninguna otra posición de tiro es tan dependiente de la longitud relativa de los distintos miembros de un individuo. Sin embargo, un examen más detallado revela fundamentalmente que todos ellos comparten las mismas características subyacentes.

posicion de rodillas field target

La principal diferencia en la posición de rodillas en FT es el hecho de que está creada sin el uso de un arnés. Cuando se dispara en estilo ISSF el codo puede estar antes, sobre o detrás de la articulación de la rodilla, pero en los dos primeros casos, la carabina estaría muy inestable lateralmente.

Para mayor estabilidad, el codo se coloca detrás de la articulación de la rodilla, permitiendo que el antebrazo se sitúe a lo largo de la línea del muslo. Esto da más estabilidad lateral y permite a la pierna hacerse cargo de una parte del peso de la sección superior del cuerpo, disminuyendo el esfuerzo muscular.

En la construcción de la posición (para diestros), el tirador orienta la pierna izquierda de 20 a 30 grados a la derecha del blanco. La carabina está tan equilibrada como en otras posiciones, justo delante del guardamonte.

Dependiendo de dónde se encuentre el centro de masas de la carabina, se tendrá que situar el cuerpo más o menos adelantado para compensarlo. El punto natural de la retícula se orienta teniendo en cuenta la posición de la rodilla y mirando a través del hueco formado entre el pulgar y el dedo índice, que deben apuntar hacia la silueta. Si lo hacemos bien, ésta deberá llenar dicho espacio. La rodilla izquierda también apunta al objetivo. El eje de equilibrio de la posición y el de la carabina son dos líneas distintas. El equilibrio de la carabina comienza en el punto de equilibrio central, delante del guardamonte y continúa en línea recta a través del codo y la rodilla izquierda hasta un punto delante del talón del pie izquierdo. El punto de equilibrio de la posición comienza en un punto del cuello y hombros, continuando en línea recta hacia el suelo, a mitad de camino entre los pies derecho e izquierdo. La línea de equilibrio de la carabina es una línea de sub-equilibrio de la línea de la posición principal.

 

Elevando la posición y usando un cojín de tiro.

 

La posición básica consiste en que el tirador se sienta sobre el talón de su pie derecho, con la pierna izquierda extendida al frente y elevada para proporcionar apoyo al brazo izquierdo sobre la rodilla. No está permitido sentarse en el empeine del pie, sin embargo, las normas si permiten usar el cojín de tiro, pudiendo apoyar el tobillo derecho, si así se desea, sobre el cojín. Algunos tiradores se sientan, apoyando el espacio entre las nalgas sobre el talón de su bota. Esto funciona bien porque permanecen en esta postura un tiempo relativamente corto. Hay que hacer un esfuerzo para tratar de mantener la planta de la bota recta, evitando que los dedos del pie se metan hacia dentro, lo que produciría tiros de baja calidad.

posicion de rodillas field target

 

posicion de rodillas field target

La posición relativa de los puntos de apoyo se puede ver en el diagrama.

 

El ángulo entre la pierna derecha y la línea de fuego debe tener unos 65 grados.

 

La punta del pie izquierdo está girada hacia el interior, para hacer un poco más estable la pierna izquierda y el pie está lo suficientemente adelantado, para mantener la parte inferior de la pierna izquierda vertical o incluso en un ángulo ligeramente hacia atrás.

 

La planta del pie izquierdo debe estar apoyada sobre el suelo en su totalidad.

 

Es absolutamente fundamental que los hombros estén en el mismo plano que la pelvis. Si no, se producirá entonces un movimiento oscilante de lado a lado, el cual es la pesadilla de la posición de rodillas.

 

Balance de la posición.

 

Para mantener una posición de rodillas estable, el balance de la posición debe ser correcto. A menudo la posición está configurada de manera que los 3 puntos de contacto están compartiendo la carga. Esto causará inestabilidad lateral y así, movimiento de lado a lado. Para obtener la máxima estabilidad, el centro de gravedad de la posición debería situarse entre el cojín de tiro y el pie izquierdo. Esto da la sensación de que la presión es hacia abajo, por la parte izquierda de la posición y que la rodilla derecha está haciendo muy poco trabajo.

 

Parte superior del cuerpo.

 

posición de rodillas field target

Con la mayoría del peso corporal en el talón derecho, la parte superior del cuerpo se puede relajar, así la carga restante está aguantada en el antebrazo izquierdo.La espalda toma su curvatura natural, la columna vertebral está ligeramente inclinada hacia delante, por lo que todo el peso del cuerpo descansa exactamente en los tres puntos “el pie izquierdo - la rodilla derecha – la punta del pie derecho” y se equilibra de manera uniforme. Los hombros cuelgan libremente hacia adelante y relajados en relación con la columna vertebral, formando, como en la posición de sentado, un ángulo recto con la columna vertebral. La mano izquierda apoya el arma sin dirigirla y la mano derecha sostiene el agarre con una presión moderada. El brazo derecho está relajado pero no “cuelga” del agarre. 

 

NOTA: Si la columna vertebral y los hombros no son perpendiculares el uno al otro durante la construcción de la posición de disparo, se producirá una inestabilidad lateral considerable.

 

La columna vertebral o espina dorsal debe estar relajada, ligeramente arqueada y pero no encorvada, sin que los músculos se encuentren en tensión. Esto es importante, ya que la estabilidad depende de la perfecta construcción de la posición de tiro y la perfecta orientación hacia el blanco. El momento de quietud aparece cuando se establece un balance perfecto del aire en los pulmones, ni se inhala ni se exhala. La carabina apunta a la silueta de forma natural, los pulmones están en perfecto equilibrio, el movimiento desaparece, se presiona el gatillo directamente hacia atrás, produciéndose el disparo y alcanzando el centro del blanco.

Pie izquierdo: El pie izquierdo debe estar colocado directamente debajo de la carabina y en un ángulo de 20 a 30 grados a la derecha del blanco. De esta manera, la pierna se encuentra en su posición más estable. Aquí, como en la posición de “de pie”, se requiere un buen par de botas de suela plana con apoyo único y que sujeten firmemente el tobillo durante el disparo. Son para crear la posición de tiro y no para caminar, pero resultaría un poco problemático tener que cambiar de calzado varias veces durante el recorrido, así que se puede buscar una solución de compromiso, usando un par de botas de montaña o travesía, con suela firme y lo más ancha posible, que además sujeten sólidamente el tobillo.

Pierna izquierda: Debe estar en posición vertical, o en función del tamaño del cuerpo, ligeramente inclinada hacia delante por debajo de la carabina. No debes moverla lateralmente.

Pie derecho: El pie derecho debe estar vertical, o con el talón ligeramente hacia afuera, y la puntera apoyada en el suelo. El empeine apoyado sobre el cojín de tiro y el talón presionado directamente bajo el hueso de la nalga derecha (apoyo de hueso a hueso) o bien bajo el coxis, entre las nalgas. La suela debe ser firme, ya que sólo de esta manera se apoya en el punto de contacto con el suelo, repartiéndose el peso del cuerpo en tres puntos de apoyo, eficaces y estables. Al igual que con el pie izquierdo, la bota debe ayudarte a reforzar la posición de tiro.

Cojín de tiro: Se puede utilizar el cojín de tiro como soporte. Mientras el pie izquierdo, la rodilla derecha y los dedos de ese pie estén en contacto con el suelo, es generalmente un tiro legal. La mayor parte del tiempo no hay un juez vigilando las calles con posiciones forzadas, pero no por ello debes descuidarte, si la posición de rodillas no es razonablemente apropiada, tu propio compañero te la puede dar por incorrecta y no sumarías los puntos conseguidos.

Pierna derecha: La posición de la pierna derecha debe formar un ángulo de unos 30 a 40 grados en relación con la pierna izquierda. Este ángulo puede ser difícil para algunos tiradores y puede ser reducido. Si el ángulo es mayor de 40 grados, se transfiere un peso excesivo a la parte delantera y en la pierna izquierda. Cada cual debe experimentar y averiguar cuál es el ángulo ideal en su caso.

Glúteos: Como ya se indicó, el hueso de la nalga derecha debe descansar en el talón de la bota derecha. Esto crea una conexión estable entre la estructura ósea y el suelo a través de los pies. La variación posiblemente más estable se construye colocando el talón bajo el cóccix y la cara dorsal del sacro, quedando situado entre las nalgas.

Brazo izquierdo: El codo izquierdo se coloca en el hueco entre la rótula y el fémur. El resto del antebrazo izquierdo es una extensión del fémur. El peso de la carabina se transmite directamente a una base estable, el muslo.

Mano izquierda: La culata de la carabina descansa en la palma de la mano. Los dedos están completamente relajados y no tocan la culata. Debes evitar toda tensión de los músculos de la mano, ya que puede afectar a la estabilidad de la posición.

Brazo y hombro derechos: Es el brazo derecho, y por lo tanto la mano derecha, la que tiene la responsabilidad final del disparo y también de asegurar un contacto correcto con el hombro, que se debe hacer sin tensionar los músculos. La presión necesaria en el hombro se produce por el propio peso del brazo derecho completamente relajado, la mano derecha sujeta firmemente el agarre de la culata con dos dedos del medio. La mayoría de los errores que se producen en la posición de rodillas es porque el hombro está demasiado alto y en una posición forzada. La razón de esto se encuentra en cómo se coloca éste durante la construcción de la posición de tiro. La cantonera o la rabera se sitúan en el hueco del hombro. La rabera se ubica de tal manera que se encuentra junto a la caja torácica y no apretada bajo la axila.

Mano derecha: El pulgar de la mano derecha se apoya sin presionar la culata. El índice es el dedo del disparador, no tiene contacto con la culata. La carabina es solo atraída hacia el hombro por los dos dedos del medio. La muñeca derecha se extiende y actúa como una extensión directa de la parte inferior del brazo. La mano agarra el pistolete y el dedo del gatillo tira directamente hacia atrás. Como en las otras posiciones, los dos dedos del medio sujetan la empuñadura firmemente y se bloquea la muñeca durante la secuencia de disparo. Por último, la mano y el brazo están en línea recta, incluida la muñeca. El dedo pulgar y el índice pueden formar una L, con el dedo del disparador paralelo a la culata de la carabina y listo para empujar el gatillo.

Distribución de peso del cuerpo: El peso del cuerpo y el de la carabina se distribuyen uniformemente entre los tres puntos de apoyo (rodilla derecha, pie izquierdo y puntera del pie derecho o del empeine sobre el saco de tiro). Como resultado de la distancia entre estos puntos, el peso principal se encuentra dentro del triángulo que forman. De esta manera, la posición tiene la máxima estabilidad, aunque cada persona varía un poco la forma de construirla. Esto no es un problema, ya que deberás ajustar la carabina hasta ver de forma clara por el visor. Debes recordar que el movimiento de la carabina (inclinación si la hay) no puede exceder los 2 grados. Normalmente, no es necesaria una inclinación si la posición está bien creada y la culata es del tamaño correcto. Debido a la naturaleza de la posición de rodillas, la orientación de la carabina ocurre de manera natural, estará en el plano formado sobre una línea recta, desde el hombro derecho o la parte superior del brazo derecho a través de la mano izquierda, codo izquierdo y rodilla izquierda al blanco. Sin embargo, si no está apuntando hacia el blanco, la posición de tiro es incorrecta y debe ser construida nuevamente.

La cabeza está, básicamente, en posición vertical e inclinada hacia adelante para obtener un mejor equilibrio. Con los músculos en esta posición “neutral” el arma debe apuntar de forma natural hacia el blanco.

 

Sujetando la carabina.

 

El apoyo más estable para el extremo delantero de la carabina es, si ésta se encuentra en el plano de la palma de la mano, con el peso hacia la muñeca.  Sin embargo, ya que el codo izquierdo está a menudo muy por detrás de la articulación de la rodilla se requiere una posición más alta de la mano. Estas posiciones a menudo son una adaptación de las que se ven en la posición de pie.

sujección delantera carabina rodillas field target

  

19.3. Posición de pie.

 

   La posición de pie es la más exigente y difícil de todas las posiciones de tiro. El cuerpo y la carabina son propensos a movimientos considerables como resultado de un suelo irregular, viento, y un centro de gravedad muy alto. Por tanto, hay mayor presión sobre la capacidad de los tiradores para permanecer preparados hasta el momento de realizar el disparo, sobre todo si las condiciones meteorológicas o el contorno del terreno no son favorables. La razón principal de la dificultad es, que es ésta la posición que utiliza más los músculos para mantener el cuerpo en su lugar. Estos músculos, a su vez, deben ser controlados. Se requiere una técnica altamente perfeccionada, un adecuado equilibrio del cuerpo, posicionamiento perfecto de la carabina y un control mental no dominante sobre los sistemas neuromusculares. El tirador de pie tiene que ser capaz de usar la parte de la mente no dominante para estabilizar la posición. Por encima de todo, esta posición tiene que ser equilibrada y serenamente tranquila con un contacto hueso a hueso.

La posición del cuerpo tiene un tambaleo natural en el intento de volverse estable. Nunca está sin movimiento o perfectamente tranquilo. Sin embargo, es posible para el tirador detener el tambaleo del cuerpo de medio a un segundo. Durante este corto periodo el cuerpo para todos los movimientos y es tan estable como la posición de tumbado. Esto se consigue por las unidades mentales de control directo no dominante sobre el sistema neuromuscular. Es fácil de lograr y como se puede usar en varias posiciones incluida la horizontal, no hay razón de por qué no puedas acertar el 75% o más de tus tiros de pie.  

Es mejor empezar con una posición que sea tan técnicamente perfecta como sea posible y a continuación, con entrenamiento, modificar la posición para adaptarte a tu propio cuerpo y las exigencias de diseño del recorrido.

 

Construyendo la posición (para tiradores diestros).

 

Se establece de la siguiente manera: Los pies apuntan 90 grados a la derecha de la línea de referencia desde el blanco al puesto de tiro. La parte superior del cuerpo gira a la izquierda de 1 a 4 grados y la carabina apunta aproximadamente de 1 a 5 grados hacia el otro lado, desde el pecho del tirador. Los grados especificados dependerán de la estructura y de la constitución del tirador disparando. El balance de la carabina hacia delante del agarre del pistolete, no puede descansar contra el pecho. Cuidado, tiene que llevar la mano del disparador al otro lado desde el cuerpo durante la secuencia de tiro.

Posición del cuerpo: Inclina ligeramente el cuerpo (de 1 a 3 grados) hacia atrás y hacia la derecha, con el fin de equilibrar el peso de la carabina si fuese necesario. En general, no tendrás que inclinarse hacia atrás, siempre y cuando se logre la distribución uniforme del peso en las piernas, con el fin de garantizar el equilibrio. En muchos casos una posición más vertical con sólo un ligero contrabalanceo es todo lo que necesitas para estabilizar la posición. Separa los pies sólo el ancho de los hombros, no una distancia mayor. Se requiere una estructura hueso-hueso en la construcción de la posición y durante la secuencia de disparo, los pulmones agotan todo el aire hasta que se ha logrado el equilibrio. Durante esta fase, la columna vertebral se comprime (caer al suelo un poco) para finalizar la estructura de tiro cuerpo.

Cadera: A medida que el cuerpo se inclina ligeramente hacia atrás, la cadera se empuja un poco hacia adelante, sirviendo como apoyo para el codo izquierdo. Esto se mantiene siempre como una verdad, pero en la práctica real, la cadera no se usa casi nunca como apoyo del codo. El codo izquierdo, de hecho, hace contacto con la caja torácica y se apoya en al menos en tres costillas. La cantidad de movimiento de la cadera hacia delante y del cuerpo hacia atrás dependerá de la constitución física de cada tirador. Por ejemplo, una persona atlética (hombros anchos y caderas estrechas) se moverá más hacia atrás que una persona con caderas anchas.

Columna vertebral: La columna generalmente mantiene el torso del cuerpo junto y forma una estructura de soporte para el pecho. Dentro de la posición atlética el tirador  encontrará una mayor estabilidad mediante la compresión de la columna vertebral durante el tiempo óptimo de disparo. La columna se comprime al disminuir el tamaño de los pulmones cuando expulsamos el aire, hasta el punto de equilibrio y por supuesto la columna de nuevo se expandirá al entrar aire de nuevo en los pulmones. Un giro excesivo o doblarla hacia atrás para lograr el equilibrio causa un problema al disparar, la resistencia del tirador para mantener la posición se reduce durante el estrés muscular aplicado para conseguir el exceso de torsión.

El brazo izquierdo: El brazo izquierdo está ubicado firmemente contra las costillas del lado izquierdo y justo debajo de la carabina. Esto significa que el peso de la carabina está soportado por la estructura ósea del brazo izquierdo y no aguantado por el esfuerzo muscular. Es muy importante para una postura estable con la carabina, que los músculos de la mano izquierda y el brazo izquierdo estén totalmente relajados, y la carabina descanse en la articulación del pulgar. Los huesos del brazo izquierdo forman una peana de apoyo para la carabina. La carabina es más estable si sostienes firmemente la culata, entre la empuñadura y la cantonera, contra el pecho y el hombro o la rabera debajo del brazo.

Rodilla: La pierna izquierda soporta el peso total de la pierna izquierda y la carabina. Las partes superior e inferior de la pierna están rectas y la rodilla está en una posición normal. Esta posición no debe ser forzada, de lo contrario se rompe la estabilidad de la estructura ósea hueso a hueso desde el antebrazo al pie y la posición se volverá inestable. Las rodillas estarán sujetas a una tensión considerable si están flexionadas.

Posición de los pies: Los pies estarán en posición normal, con una separación no mayor al ancho de los hombros. Una mayor separación de los pies producirá tensión y es inestable, si se colocan más juntos aumentarán las oscilaciones del cuerpo, haciendo que sea difícil corregir el equilibrio general. Desplaza el peso de su masa sobre las puntas de los pies de esta manera, el sesenta y cinco por ciento del peso del cuerpo se coloca en la punta del pie y el treinta y cinco restante en el talón.

Los tobillos: Los tobillos son la parte más vulnerable y más olvidada de la posición de pie, en la que el tirador rara vez usa un calzado que sujete el tobillo. Por esta razón, debe utilizarse un calzado adecuado. Unos zapatos altos de cuero o unas botas han de sujetar el pie y limitar la movilidad del tobillo. El peso se distribuye uniformemente en ambas piernas.

Posición de la cabeza: Es bien conocido que el equilibrio del cuerpo se percibe por los oídos (transductor martillo y yunque). Esto significa que la cabeza tiene que estar erguida para mantener el equilibrio del cuerpo. El equilibrio tal como lo conocemos no es el equilibrio requerido por un tirador competitivo. El equilibrio competitivo que se requiere está controlado de forma involuntaria e instintiva y dura de medio a un segundo, por lo que alcanzada la posición de tiro deberás disparar en menos de dos segundos cuando estés en competición.

 

NOTA: El tirador, por tanto, no baja la cabeza sobre la carabina, trae la carabina a la cabeza para disparar. El dicho es traer la carabina a la cabeza, nunca llevar la cabeza a la carabina.

 

Hombro derecho: En la posición de “de pie”, los hombros deben estar relajados y en ángulo recto con la columna vertebral, paralelos a una línea recta entre el blanco y el puesto de tiro. La columna debe estar comprimida de forma natural a fin de lograr un contacto hueso a hueso y estabilizar la posición. La compresión de la columna vertebral llega cuando los pulmones expulsan el aire hasta un punto en el que sin mediar fuerza ni se inhalar o exhalar, alcanzando el punto de equilibrio de los pulmones.

Brazo derecho: En la posición de “de pie” es importante un buen contacto de la carabina con el hombro, pero no siempre es fácil cuando los hombros son casi paralelos a la culata. Para la rabera se realizará de forma segura situándola bajo el brazo o con la cantonera contra de los bíceps y la articulación del hombro. Incluso con el hombro empujando hacia adelante, el área de contacto no es lo suficientemente grande. La única solución es que el brazo derecho esté ligeramente elevado, lo que permite el contacto físico y logra el control de la carabina durante el período óptimo de disparo con una cantonera estándar y el brazo hacia abajo cuando utilices la rabera en la axila. Esta resistencia es necesaria a fin de reducir o eliminar el movimiento hacia atrás de la carabina, como resultado de la presión del gatillo o la reacción del disparo.

Mano derecha: La mano derecha sostiene la culata de la carabina de forma segura desde que se realiza un disparo hasta el siguiente disparo. Los dedos deben permanecer en su posición natural, curvada todo el tiempo. Si los músculos de los dedos se tensan, se forma un “gancho”. El agarre es firme, ya que los músculos no se cansan tan fácilmente con el puño cerrado como estirados, con la mano abierta. Por otra parte, cuando cierras la mano, los músculos de la parte inferior del brazo se tensan y debes evitar esto a toda costa. El “gancho” formado por los dedos de sujeción de la empuñadura de la culata, y dependiendo del tipo de carabina, tira de la culata firmemente contra el hombro o parte superior del brazo utilizando los dos dedos del medio de la mano derecha. El pulgar se apoya levemente contra la culata. Al igual que en las posiciones de rodillas y tumbado, se extiende la muñeca en una posición natural. El dedo índice derecho no debe ejercer presión contra la culata. Los ligeros movimientos causados en el gatillo podrían fácilmente ser transmitidos a la culata, originando movimientos laterales, lo que podría causar o provocar un fallo completo.

Mano izquierda: El éxito de toda la posición depende principalmente de la colocación de la mano izquierda. Es la mano izquierda la que determina la estabilidad de la posición de la carabina, altura final y postura final del tirador. Hay muchas combinaciones posibles diferentes de colocar la mano y los dedos.

 

NOTA: Posibles agarres de la mano izquierda durante la competición.

 

    1. La palma de la mano izquierda vuelta hacia delante, los músculos del antebrazo se relajan y el arma es soportada. Esto no es recomendable, ya que ejerce una presión excesiva sobre los músculos y con ello limita las capacidades y el trabajo funcional del brazo izquierdo durante la construcción de la posición.
    2. La carabina se mantiene con su peso apoyado directamente por el antebrazo, la palma mirando hacia el cuerpo y hacia arriba con la carabina apoyada en la articulación del pulgar. Los músculos del brazo están de nuevo relajados. La carabina reposa en la articulación conjunta de la palma vuelta hacia arriba, los dedos están curvados sobre el contorno de la culata, sin contacto directo o agarrando con los dedos la culata. (Es el método preferido y utilizado actualmente por tiradores de Clase Mundial).
    3. El peso de la carabina descansa firmemente sobre el dorso de la mano, y por lo tanto en el antebrazo. La palma se enfrenta al cuerpo y el arma está descansando en los nudillos, con los dedos apuntando paralelos a la parte posterior de la culata. Este método tampoco es recomendado para disparar.

  

Presentación de la carabina en la posición de pie.

 

Surge un problema en la presentación carabina durante la construcción de la posición de pie.
La gran pregunta de muchos tiradores es qué está haciendo el arma en relación al cuerpo. Vamos a ver los posibles métodos utilizados en la colocación del arma para esta posición.

 

1. La carabina se apoya durante su utilización en el hueco del hombro derecho. El uso del hombro así hará que el ángulo de separación de la carabina sea de 3 a 15 grados con respecto al pecho y requiere que el cuerpo gire excesivamente hacia la izquierda para compensar el apoyo de la carabina en esta posición esos 3 a 15 grados. El brazo derecho se posiciona a lo largo del centro izquierdo de la caja torácica.

 

2. La carabina se apoya, yaciendo en el lado derecho del pecho, mientras se asegura que la mano y el dedo de disparo no toquen con el cuerpo. Este apoyo de la carabina requiere que la cantonera se coloque en la parte superior del brazo en vez de en el hueco del hombro. Es el método preferido y uno de los utilizados con éxito por tiradores de clase mundial. Se debe tener cuidado al colocar el brazo izquierdo fuera de la caja torácica. El brazo puede deslizarse durante el proceso de disparo, alterar el apoyo de la carabina y el punto de mira. En este caso, la rabera se coloca bajo el brazo, pero no en la axila. El brazo puede caer a un lado como prueba para determinar si la rabera está colocada correctamente sin cambiar la posición de la carabina o del punto de mira.

 

Ventajas y desventajas:

 

El punto 1 tiene la ventaja de colocar el brazo izquierdo en una posición fija, se pueden trabajar los músculos para reforzarlos, así previenes que se deslice el brazo o se mueva de otra manera durante la secuencia del disparo. Este método bloquea el brazo izquierdo en el lugar. La desventaja es el arma debe apuntar hacia fuera y lejos de la posición de tiro, causando estrés y tensiones en la posición. El procedimiento también aumenta el giro de la columna vertebral causando adicionalmente un estrés incómodo durante la secuencia del disparo.

El punto 2 tiene la ventaja de colocar el brazo izquierdo en uno de dos lugares en la caja torácica, a la izquierda del centro y del lado izquierdo de la caja torácica. Además, la carabina se desplaza más cerca del cuerpo reduciendo así la posición fuera del cuerpo a unos 3 a 5 grados y también reduce la cantidad de torsión necesaria de la columna durante la secuencia de disparo. La desventaja es que la carabina está más cerca del cuerpo y el tirador debe tener cuidado de no violar las reglas, al permitir que la carabina toque el cuerpo por delante de la empuñadura y por la parte delantera, esto también incluye que la mano de tiro toque o se apoye por cualquier parte del cuerpo durante el disparo en competición. De lo contrario esta es la posición de disparo preferida de los tiradores de clase mundial.

posición de pie field target

  

posición de pie field target

 

posición de pie field target

La pierna izquierda soporta el peso total de la pierna izquierda y de la carabina.

 

Las partes superior e inferior de la pierna están rectas y la rodilla está en una posición normal.

 

La posición no tiene que estar forzada, de otra forma se romperá la estabilidad de la estructura hueso a hueso desde el antebrazo al pie y la posición comenzará a ser inestable.

 

La rodilla estará sujeta a un estrés considerable si está flexionada.

 

Los tobillos son la parte más vulnerable de la posición. Por esta razón, deben ser ayudados por un calzado adecuado. Unas botas tienen que sostener el pie y restringir la cantidad de movimiento del tobillo.

 

Los tobillos dominan la mayor parte de la posición en aquel tirador que raramente utiliza ese tipo de calzado para soportar el tobillo.

En líneas generales, la construcción de la posición dista muy poco de la utilizada en tiro olímpico con carabina, si bien los elementos de puntería son diferentes y la altura a la que se encuentre el visor y la altura adicional que pueda aportar la seta pueden introducir ligeros cambios, normalmente se compensan de forma adecuada reajustando la posición de la rabera o cantonera con respecto a la postura de sentado. Sin embargo, la mayor diferencia respecto al tiro olímpico es que el blanco no se encuentra nunca a la misma distancia y también varía la altura a la que se coloca, lo que complica la construcción de la posición al tener que apuntar con el arma en distintos ángulos hacia arriba o hacia abajo.

A continuación podemos ver que la construcción en tiro olímpico se hace igual, según muestra Jamie Gray, medallista de oro olímpico.   

posición de pie field target

 

posición de pie field target

 

Posiciones de la mano - Estas están ilustradas en orden creciente de altura y pueden ser usadas con o sin guante de tiro (el guante se ha omitido para mayor claridad descriptiva).

Uno de los puntos claves en el establecimiento de una posición de pie eficaz, es la eliminación del esfuerzo muscular en el hombro izquierdo y el brazo. Esto puede lograrse si la posición de la mano ha sido seleccionada adecuadamente (prestando la debida atención a la altura del blanco y la longitud de brazo), para permitir que el arma apunte de forma natural al blanco.

posición de pie field target apoyo delantero

1.- El arma reposa en la palma de la mano. Se trata de una posición muy estable, pero sólo es útil cuando se cumplen las siguientes condiciones:

    1. El blanco está situado bajo.
    2. El guardamano es profundo o cuando utiliza el apoyo sobre la palma.
    3. Si tus brazos son largos.

2.- El arma descansa en la V entre el pulgar y el índice. Esto da un poco más de altura. Cuidado con agarrar el guardamano inadvertidamente, particularmente bajo presión.

3.- El arma descansa en la V entre el pulgar y el índice, pero al tiempo la cara de la palma hacia afuera. Hay menos tendencia a agarrar el guardamano en esta posición. Cuidado con empujar la carabina a la derecha.

4.- El arma descansa en los nudillos. Esto le da altura razonable con un estilo de guardamanos target y no es propenso a “dirigir” la carabina. Requiere una base plana del guardamano para una mejor estabilidad lateral.

5.- El arma apoya sobre el pulgar y la segunda articulación de los dedos. Esto da una posición alta pero funciona mejor con la base del guardamano plana.

6.- El arma apoya en la punta de los dedos y el pulgar. Esta es la posición práctica más alta, pero también es el menos estable. Moviendo la mano hacia atrás, el pulgar se puede colocar bajo el guardamonte o incluso del agarre del pistolet para ganar la altura máxima.

 

Un disparo competitivo es de 98% MENTAL, 2% FÍSICO y el 100% de una ejecución superior.

 

 

 

© Asociación Zona Centro de Field Target | Design by: LernVid.com