Curso de Field Target

Autor: Carlos M. “Charly”

 


 

 

 

 

24. EL VIENTO (2ª parte).

 

24.4 El viento durante la competición.

 

   Este es uno de los principales hándicaps al que se enfrentan todos los tiradores. Es importante saber qué tiempo va a hacer el día de la competición por varios motivos, desde elegir adecuadamente qué ropa llevar, hasta la preparación psicológica, pasando por un ajuste adecuado del equipo.

Un buen equipo de diseño de campo habrá tenido en cuenta este factor, si por ejemplo se esperan que la media de viento ronde por encima de los 10 o 15 km por hora, lo habitual será que te vayas a encontrar la mayoría de los blancos por debajo de los 40 metros. Así pues, si se prevén condiciones meteorológicas difíciles, el simple hecho de tener un blanco a 50 metros rodeado (calles anteriores y posteriores) de otros a menos de 35 metros, estaremos ante uno de esos blancos que marcan la diferencia, por dos factores, el primero psicológico, y en segundo lugar porque los tiradores no tendrán ninguna referencia de a dónde tienen que apuntar, todos los anteriores blancos estaban demasiado cerca para hacer una buena estimación.

Si están mezclados varios factores, como un reductor más una distancia en el límite, tendremos otro blanco complicado si hay viento, por ejemplo con la KZ de 25 mm a 28 metros (máximo 32 metros).

Veamos algún ejemplo práctico:

disparar con vientoEn la imagen superior tenemos un viento horizontal que entra a 90 grados de derecha a izquierda. El blanco situado en la parte baja está cerca y bastante resguardado, sería raro tener que aplicarle alguna corrección, le afectará poco el viento. El segundo blanco, situado al fondo a la derecha, se encuentra expuesto plenamente, pero debes tener en cuenta que si estás sentado parte de la trayectoria del balín también se encontrará a cubierto del viento, por lo que la corrección aplicada debe ser menor de la necesaria con respecto a la fuerza del viento.   

En la siguiente imagen tenemos un caso real: Viento entrando de izquierda a derecha. Al blanco situado encima de la pared, a unos 35 metros hay que dispararle corrigiendo unos 3 cm para compensar la deriva. El blanco del suelo está a 50 metros y los cálculos balísticos nos dirían que debemos compensar el doble, esto es, unos 6 cm a la izquierda, en cambio la compensación es de sólo 1 centímetro, ya que está bastante protegido del viento. Como diría alguien que yo se, podría considerarse que el blanco del suelo es un “Blanco Trampa”.

Cuando tengas dudas, fíjate en los impactos del frente de la silueta… ¿qué les ha pasado al resto de tiradores? En este caso a pesar de venir le viento de la izquierda, había una gran cantidad que habían impactado a la izquierda del KZ, lo cual indicaba que la mayoría había caído en el error de corregir en exceso el disparo. (Open de Portugal 2010). 

disparar con vientoSaber reconocer cuando los obstáculos cortan el viento en la trayectoria del balín, selecciona en buena medida la experiencia competitiva de los tiradores. 

 

disparando con viento

La orientación de los blancos respecto del viento, también suma una mayor dificultad a la hora de pescar el viento.

Si eres un tirador poco atento, con que tan sólo cambien de orientación un blanco, pongamos con orientación norte respecto de las anteriores que estaban orientadas al este, supondrás que como ya llevabas una estimación predefinida de cuánto tenías que corregir para derribar el blanco, aplicarás por inercia la misma estimación o de repente te quedarás sin referencias, fallando el tiro. Debes darte cuenta de los cambios en la orientación para no caer en errores, absurdos. Estate atento y no caigas en las trampas.

Has de tener en cuenta también que si el viento viene de frente o por la espalda, podrá influir en la trayectoria de caída, en nada si viene de la espalda y el blanco está colocado aproximadamente a nuestra misma altura en terreno llano. Si hay demasiado viento, podrá levantarnos o bajarnos el balín si disparamos con un ángulo elevado a un blanco que está en un alto o en una zona muy baja. Por ejemplo, si viene de frente y disparamos hacia arriba, nos lo levantará, si disparamos hacia abajo nos lo llevará más abajo, y si viene de por detrás, y disparamos hacia arriba es difícil que nos lo pueda levantar y extraordinariamente raro el caso de que nos los baje. ¡Ojo!, pues hay casos en los que si disparamos a un blanco colocado en la loma de un terraplén y que está a ras de suelo, si el viento nos viene de frente lo normal es que éste no influya, ya que el viento no tiene por costumbre “venir corriendo ladera abajo”.

Por último, se puede complicar más todavía el hecho de “pescar el viento” si literalmente está “bloqueado” el hilo de la caña... es decir, se le impide al tirador el que pueda medir la dirección e intensidad del mismo poniendo plomadas a mitad del recorrido de la cuerda del blanco, o haciéndola pasar por una anilla anclada al suelo. El truco de estimar el viento utilizando la cuerda también lo conocen los que montan los recorridos y algunas veces te van a "castigar" quitándote esa posibilidad. 

disparar con viento

 

24.5 Pescando el viento.

 

Un artículo realizado por Baltipal (Greg, del club Milrride) me fue personalmente de gran ayuda para ir comprendiendo el tiro con viento, pondré su traducción a continuación:

La parte más difícil del tiro al blanco con carabina neumática es leer el viento. Cuando comienzas en esto del tiro, en tu feliz ignorancia tiendes sólo a apuntar directamente a todo, independientemente de la distancia o condiciones, sin esperar derribar nada pero celebrándolo cuando por casualidad lo consigues. A medida que aprendes más acerca del tiro, tus expectativas crecen de manera constante y esa alegría inocente en golpear una KZ es sustituida por un moderado enfado las veces que fallas y cuando fallas la mayoría del tiempo lo puedes achacar al viento.

Disparar por debajo de 16 Julios significa que estás a merced de la más mínima ráfaga y el mayor problema que encontramos los principiantes es que el viento que podemos sentir probablemente ha cambiado donde está colocado el blanco, así que pensamos que lo que tenemos que hacer no es necesariamente lo que debemos. Después de competiciones ventosas, se escucha la llamada de súplica del novato del FT. “¿Cómo lees el viento?”. Ciertamente es lo que he preguntado en varias ocasiones a los tiradores más experimentados que yo, cuando he tenido la oportunidad y su respuesta es la misma en general: Un encogimiento de hombros, murmura una frase o dos sobre la observación de los árboles alrededor del blanco, pero ciertamente no entregan grandes ideas o saberes secretos, hay una razón para esto, pero antes de decir lo que es, quiero contaros una pequeña historia…

 

La última liga de la temporada de invierno del 2008, en la competición celebrada en el club de Birmingham, Millride, el viento soplaba sin piedad, estaba seguro de que los arbustos y árboles vendrían a caerse por delante tuyo ¡en la línea de tiro! Ahora, la suerte quiso que el viento pareciera estar en su mayoría detrás de nosotros cuando disparamos en el recorrido, así, aparte de un poco de deriva de derecha a izquierda no tenía que apuntar demasiado lejos de la zona de muerte, pero en las últimas tres calles del recorrido estaban fuera, en un campo abierto, el terreno expuesto directamente ¡frente a los feroces dientes del vendaval!

La máxima puntuación hacia el final de la competición era del veterano equipo de Inglaterra y mi compañero del club Millride, Dave Harrison. Había terminado de disparar y me había alejado de nuevo hasta las calles expuestas ya mencionadas para ver a mis compañeros del Millride, Jonta había terminado. Justo en frente de él estaba James Osborne, un fenomenal tirador de FT que ha sido campeón británico, europeo y del Mundo. Se dio cuenta de que no podía vencer la puntuación de Dave Harrison pero, si él conseguía la última calle podría igualarlo. El viento aullaba a través de ese campo, de pie, mirando James en ángulo recto hasta la última calle, ¡tenía que inclinar mi gorra para evitar que volase! Se sentó, cargó, estimó la distancia y alteró su torreta superior para el primer blanco en esa calle, entonces dejó caer la capucha de su polar y se quitó la gorra y se quedó allí fijo en ese blanco. Habría pensado que estaba esperando una pausa del viento, un período de calma que podía aprovechar, pero simplemente no había ninguno, aunque la ráfaga de viento de vez en cuando cambiaba la intensidad nunca cesaba realmente. Todavía esperó, ya que no hay una regla de tiempo en nuestra liga de invierno, hasta que cualquiera que sea la decisión, llegó a la relación con el viento que hacía y efectuó el disparo... ¡ya cayó! Se trasladó al próximo blanco y después el mismo procedimiento y una espera similar, que también se acercó y se aseguró ¡el empate!

pescando el vientoJames Osborne, ganador absoluto del Open 2008, campo al descubierto del Gran Premio de la Temporada y del Campeonato Europeo. 

 

Ahora, ¿cuál fue el significado de dejar caer su capucha y quitarse la gorra? ¡No fue porque tuvo calor de repente! El frío viento era suficiente para hacer que desearas estar enfrente de un clamoroso fuego.

Creo que estaba “sintiendo” por los sutiles cambios de viento qué estaba ocurriendo en ese campo expuesto ese día. Aunque el viento era feroz y llegaba directamente a los tiradores en ese campo, hubo ocasiones cuando cambió, estaba al bies de izquierda hacia la derecha.

Piensa en el viento como el agua de un río, que fluye constantemente en una dirección, río abajo, pero donde se mueve sobre y alrededor de las rocas o encuentra pequeños huecos en el lecho del río, se arremolina y los torbellinos fluyen más rápidamente en unas partes y más lentas en otras, aparentemente cambiando de dirección al azar. El viento es afectado por el terreno, fluye sobre él y esto es lo que James estaba viendo y pienso que él lo sentía en los lados desnudos de su cara, él estaba literalmente disparando a esos blancos con sus ¡OREJAS!

Creo que esto no es tan extraño, decir que es, después de todo, el viejo truco de los cazadores de mojar sus dedos con su propia saliva y tocar sus mejillas, cuando el viento cambia de dirección una mejilla se sentirá más fresca que la otra. Esto es para asegurarse por supuesto de que su olor no llega a su presa, más que nada ver con el viento la desviación de la bala. Pero el principio sigue siendo el mismo. Muchos tiradores de FT, entre los que me incluyo, colocan un pedazo de material ligero en la punta de sus carabinas, que será llevado por el viento. Estos “indicadores de viento” dan una buena indicación de las rachas y dirección general del viento, pero hay que recordar que el viento, donde estás situado puede ser diferente al viento que afecta al blanco en ese momento. Deberás buscar otros signos del efecto del viento bajo el recorrido y los analizaremos momentáneamente.

indicador de viento en la carabina

Detalle de los indicadores de viento en las carabinas.

 

 
Puedo mencionar términos como, VIENTO CRUZADO, VIENTO DE CABEZA, VIENTO DE COLA o de hecho VIENTO DE 45º.

 

¿Qué son y cómo van a afectar a tus balines?

 

Un viento cruzado es el peor tipo de viento, sopla directamente transversal a la dirección de fuego y se llevará tus balines de un lado a otro de la KZ o bien ¡fuera del agujero!

Un viento de cabeza golpea directamente en la cara y puede tener el efecto de empujar al balín hacia abajo. Prepárate para añadir los clics para ¡fuerte! Los vientos de cola soplan desde detrás de ti y como en mi pequeña historia, no puede afectar mucho tu balín, incluso si es fuerte, pero es posible que pueda levantar el balín bajo las circunstancias adecuadas. Es raro que te encuentres un viento puro de cabeza o de cola, por lo general tienen una tendencia natural, ya sea de izquierda a derecha o viceversa así, aunque puede haber un viento muy fuerte, si viene por encima del hombro en lugar de en línea recta, no necesitará corregir tanto.

El problema con vientos de 45º es que la tendencia puede cambiar y te puedes encontrar una tendencia de izquierda a derecha convertirse de pronto ¡de derecha a izquierda!

La verdad es, amigos míos, que ¡NO HAY UN SECRETO PARA PESCAR EL VIENTO! Así, cuando preguntan cómo se las arreglan para disparar de manera tan coherente bien en condiciones ventosas, los tiradores de élite están realmente indecisos para responder. No saben cómo se puede tirar tan bien porque su éxito está basado en la vasta experiencia de tiro en estas condiciones, se dan cuenta de los muchos pequeños pedazos de cosas evidentes que tú y yo no sabemos y son capaces de construir una imagen en la mente de lo que el “río invisible” está haciendo entre ellos mismos y ese blanco.

Entonces, ¿qué son los “muchos pequeños pedazos de cosas evidentes”?

1.- Busca los desechos que flotan a través del campo de tiro, hojas, polen, semillas.

2.- Si está lloviendo, busca la dirección en que se inclina la lluvia a medida que cae.

3.- Observa si hay movimiento en el follaje alrededor del blanco.

4.- Observa la cuerda de levantar el blanco, ¿el viento hacen que ondule en una dirección, elévala al nivel de los ojos y la déjala caer, ¿la levanta el viento de una u otra manera? Estima el peso de la cuerda, el viento va a tirar de la cuerda como un pez en una línea, vientos más fuertes tirarán más. He visto la cuerda de levantar el blanco como una serpiente, una ondulación cerca del puesto de tiro y otra diferente cerca del blanco. Tenemos un dicho aquí, “En caso de duda, ¡da nada!” Cuando no se puede decidir un cambio de dirección del viento, apunta directamente al KZ, realmente reduces a la mitad el margen de error.

5.- ¿Puedes sentir el viento frío sobre todo en un lado de la cara o las manos?

6.- Mira los errores de la gente, ¿hay muchos fallos evidentes en el frente del blanco? ¿Está la pintura ausente en particular en un lado de la KZ? Recuerda que debes añadir su compensación, ya que es poco probable que también hayan apuntado directamente a la KZ.

7.- Si fallas al comienzo de la prueba cuando los blancos están todavía en gran parte sin marcar, dedica uno o dos segundos para mirar los fallos en el frente para ver dónde impactó el balín. Del mismo modo, si aciertas el blanco se puede aprender mucho tirando de él hacia arriba y viendo dónde golpeaste en el KZ comparado con el lugar donde realmente apuntabas. Las KZ de 40mm a veces pueden ser demasiado tolerantes.

8.- Busca objetos entre el blanco y tú, que o bien podrían bloquear el viento en el blanco, o aperturas o pasos que pueden permitir un flujo de viento sobre el blanco.

9.- He fallado blancos porque he tenido en cuenta muy fácilmente lo que otros dicen a mí alrededor. Descúbrelo por ti mismo, cree lo que tu visor y tus propios ojos te dicen y toma tus propias decisiones. Si te equivocas aprende de los errores.

10.- Si las condiciones son tan malas que realmente no tienes ni idea de qué hacer, existe una táctica, donde sacrificas el primer blanco disparando deliberadamente al frente para ver dónde impacta el balín en relación con el punto de tu visor. Si funciona es probable alcanzar el segundo blanco, suponiendo para ambos, probablemente perderás la calle. ¿Cuántos más se puede pensar?

pescando el vientoHierbas y semillas, un buen indicador de viento. Mira los impactos de los balines en la dirección y la fuerza en el frente del blanco.

 

Estas compensaciones se usan mayormente en los disparos de largo alcance, donde el viento tiene más tiempo para afectar al balín. Los blancos más próximos, hasta los 30 metros, se efectuarán cuando haya un viento fuerte, pero los fallos en estos más cercanos bien pueden ser causados por corregir demasiado para un viento percibido, de manera similar a cómo son las KZ reducidas de 25 mm, permiten un menor margen para el error. Bajo las reglas de BFTA, de todos modos, se establece un límite de distancia y el tamaño de KZ. Una buena “Regla del Pulgar” es apuntar dentro del KZ pero quizás permitiendo una leve ventaja preferente.

Todo esto, por supuesto, sólo puede dar pistas sobre la DIRECCIÓN O CAMBIO DE DIRECCIÓN del viento, una vez que hayas tomado una decisión de qué lado sopla el viento, ¿CUÁNTO DEBES CORREGIR?

En primer lugar, es probable que sea prudente dejar la mitad de lo deberías haber pensado primero. Si piensas que debes apuntar fuera de la KZ, apunta al borde en su lugar. Si piensas que debes apuntar sobre el borde exterior de la KZ, apunta al borde interior en su lugar. La razón de esto es que los principiantes tendemos a sobreestimar la corrección cuando creemos que es necesario. ¡Con viento es tan fácil corregir DEMASIADO como MUY POCO!

Sin duda, habrá momentos en que el viento sea tan intenso que será necesaria una gran corrección, entonces el uso apropiado de la retícula de tu visor es el factor importante.

Hay disponibles varios tipos diferentes de retículas y a menos que sea lisa (Crosshair) como se puede encontrar en un Leupold Competition, muchos tendrán otras marcas por encima y por debajo del centro en el eje vertical y del mismo modo, marcas para ayudar a apuntar con viento en la horizontal. De las retículas disponibles, la mil-dot es quizás la más popular.

reticula mil-dotDebes saber el significado de estos puntos para apuntar, destinados a la ampliación en la práctica del tiro. Cuando tienes que tratar con un fuerte viento cruzado y puedes ver que falta una gran cantidad de pintura, quizás a dos centímetros de la zona de muerte, tienes que saber cuántas marcas mil-dot o rayitas son. Si puedes hacer esto, entonces siempre puedes apuntar a la KZ usando estas marcas de viento. Si utilizas sólo el centro de la cruz como un punto de mira puede ser preocupante apuntar fuera de la paleta con un fuerte viento y la tendencia es arrastrar la cruz dentro del blanco, especialmente si el blanco solo tiene el cielo de fondo. Es mucho mejor usar un punto de la retícula siempre para apuntar a la zona de muerte. 

Ahora llegamos a la selección de los balines. Esto, por supuesto, depende mucho de las preferencias del cañón de tu arma, los que agrupan bien por medio de una carabina, pueden ser una mala combinación con otra, pero existe un cierto debate sobre si un balín más pesado es mejor en condiciones ventosas que uno más ligero.

La ventaja de los balines más pesados es la mayor masa, que se verá menos afectada por un ligero viento, más si “rompes” el balín impactando en el borde interior del agujero de la chapa de la zona de muerte y rebota hacia dentro, habrá más energía para golpear y derribar el blanco. Un balín ligero sin embargo, volará más rápido y su trayectoria será más plana, pasa menos tiempo en vuelo, y por tanto, menos tiempo para ser afectado por el viento.

Creo que si estás disparando una carabina de aire de más de 16 julios, tu elección debe ser un balín más pesado, pero para potencia internacional, un balín más ligero, de alrededor de 7,9 granos (grains) (en calibre 4,5) sería correcto. ¡Aunque sólo si agrupa bien usando tu carabina! No fuerces el uso de un determinado modelo de balín con tu carabina si los resultados no son los óptimos.

A veces, un tirador de élite de FT dirá que él puede ver el vuelo de su balín sobre el blanco, describirá cómo el balín cae y se desvía en el aire alcanzando la zona de muerte, o quizás, en el último momento, fuera de ella. Esto demuestra cómo el recorrido de un balín no es la línea recta que podría imaginar el principiante.

No hay sólo una curva de trayectoria desde la boca del cañón de la carabina al blanco, también el efecto del aire en movimiento altera su vuelo lateral, tomando una dirección en vez de otra, pero ¿cómo es posible que alguien vea un balín viajando a 250 metros o más por segundo? La respuesta es ¡EL SEGUIMIENTO!

El seguimiento es una técnica que nosotros, como todos los tiradores, debemos usar. En pocas palabras, es permanecer apuntando al blanco mirando a través del visor y manteniendo la misma postura DURENTE Y DESPUÉS de haber hecho el disparo, incluso dejar el dedo en el disparador una vez ha salido el balín del arma. Está relacionado con DETENER EL TIEMPO en tu arma y es una técnica de tiro muy importante. Si la utilizas mejorará considerablemente tu manera de disparar. Todos los deportes de tiro utilizan el seguimiento, independientemente de si estás disparando un balín, una bala o una flecha, ¡resulta esencial!

Lo que están viendo los tiradores de élite es la última fracción de segundo del trayecto del balín al blanco, esto depende de una buena iluminación, una posición de tiro estable como una roca y del seguimiento. Se mostrará ese último instante cuando el balín o entra en la zona de muerte o se aleja de ella para golpear en el frente, es el último indicador de cuánto viento está afectando al balín y desde qué dirección lo está haciendo. No es siempre visible, pero es posible con una buena técnica, una posición de tiro estable y buena observación. 

Un balín mostrado en vuelo, desplazándose por el aire.

 

    

Si pudiéramos ver solo “Aire / Viento” no tendríamos problema.

 

Puedes haber observado que me he referido a la habilidad de juzgar el viento como “leer” el viento, que es el término Inglés. Los estadounidenses dicen “doping”, pero mi frase favorita es la española “pescando el viento”, y por eso lo he utilizado como título de esta sección, expresa una forma de arte que es parte del movimiento de aire que llamamos el viento, donde como “Lectura” y “Dopaje” implican una maestría que no creo que nunca pueda ser alcanzada plenamente.

 

 

Después de tantas explicaciones debes recordar siempre estas grandes verdades: 

    • Cuando trates de estimar el viento, la dirección e intensidad en tu posición, puede ser irrelevante.
    • Cuando el viento es oblicuo y entra en ángulos distintos de los 90º la corrección NO ES PROPORCIONAL. A 45º, la corrección NO ES LA MITAD,  afectará el 70 % de lo que empujaría a tu balín si entrase a 90º.
    • Cuando hay viento fuerte, no es el momento de buscar un disparo perfecto, el sobresfuerzo te pasará factura. Alcanzar cualquier parte de la zona de muerte derribando el blanco puntúa lo mismo.
    • Cuando hay múltiples vientos cruzados intenta esperar a que cese alguno de ellos y compensa el otro, preferiblemente espera a que cese el más cercano.
    • De todos los errores de cálculo posibles en el momento de disparar, el más grave es que no hayas estimado correctamente la distancia.
    • El aire es un fluido y se comporta como tal, piensa que estás en el fondo del rio y cómo se movería el agua sorteando los obstáculos para comprender lo que sucede a tu alrededor.

Cuanto más “controles” el viento, más capaz te sentirás de derribar los blancos y la confianza en ti mismo hará la mayor parte del trabajo. Recuerda: “Un tirador normal mira las tablas balísticas, un maestro observa el viento”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

© Asociación Zona Centro de Field Target | Design by: LernVid.com