Comparativa de la Slavia 630 y la Weihrauch HW-30S

Autor: “Koliberek”


 

  He adquirido a la vez dos carabinas que compiten por la supremacía dentro del sector del entretenimiento y me pregunto cómo sería una comparativa entre ellas. En principio no se trata de una prueba justa porque ignoro si las posibilidades de ambas son asimilables. Además soy el segundo propietario de las carabinas, y mientras que la Slavia tiene treinta años y ha sufrido varias renovaciones, amén de haber disparado una innumerable cantidad de balines, la Weihrauch está prácticamente nueva y no ha efectuado ni 2000 disparos. Por tanto, intentaré cualificarlas tomando como referencia las impresiones que de su uso se desprendan.

Slavia 630 vs. Weihrauch HW-30S

  La Slavia, que aparece en la parte superior de fotografía expuesta sobre estas líneas, fue la primera carabina que cogí y debo decir que la impresión fue tremendamente buena. Pese a ello uno de mis primeros pensamientos fue lo larga que resultaba. Cuando cogí la Weihrauch, que aparece al pie de la anterior fotografía, lo primero que me vino a la cabeza fue su ligereza.

  Es la culata lo que no me gusta en la Slavia. La carrillera es demasiado estrecha para mi gusto además de quedar un poco baja, algo que no ayuda a la adquisición de miras. Se adapta mucho más a mis gustos la HW30-S, que al tener una culata más alta provista de carrillera no pone trabas a la alineación de los elementos de puntería. Algo que llama poderosamente la atención es que la base del guardamontes de la Slavia tiene los cantos demasiado angulados. Esto no sucede en la Weihrauch, cuyo guardamontes está redondeado permitiendo así que a la hora de ser manejada resulte más cómoda que su contrincante.

Slavia 630 vs. Weihrauch HW-30S

  La madera de la Slavia está pintada. Su lacado es de mayor calidad que el de las armas de origen chino pero, al fin y al cabo, está lacada. En la Weihrauch no sabría decir a ciencia cierta si la madera está lacada o barnizada, aunque me decanto por la segunda de las posibilidades.

  Gracias a la mejor ergonomía de su guardamanos, y pese a que éste carece de picado alguno, para mi gusto la Weihrauch es más cómoda de manejar y más rápida a la hora de adquirir blanco. En varias ocasiones he escuchado a algunos tiradores que la HW-30 les resulta algo corta. Yo mido algo más de 1'80 y pese a ello me resulta más agradable la HW-30 que la Slavia. Supongo que será cuestión de gustos personales; unos prefieren mayor carrillera mientras que otros agradecen una mayor longitud total.

  Otro aparente punto a favor del modelo alemán es que su culata viene remetada por un cantonera, pero en vez de haber recurrido al caucho para su fabricación se ha optado por el plástico duro (suena mejor que decir plástico a secas). Así pues, salvo una mejora estética poco más aporta la cantonera de la HW-30. Como ya he dicho la Slavia carece de ella, habiéndose limitado el fabricante a practicar un picado en la base de la culata para compensar esta carencia.

Slavia 630 vs. Weihrauch HW-30S   Slavia 630 vs. Weihrauch HW-30S

  En la Slavia 630 el anterior dueño sustituyó el alza trasera por la del modelo 631, y es que el acolchado de su funda no es muy espeso y cabía la posibilidad de desajustes en el sistema de puntería durante el transporte. Aunque constructivamente ambos elementos parecen idénticos, en la práctica no lo son. En el alza original el ajuste en deriva se llevaba a cabo desplazando la ventana con el dedo, mientras que la del modelo 631 ya incorpora un tornillo para dicho finalidad. En altura, el alza no permite un ajuste inferior a los 25 metros y el tirador debe superar este inconveniente a base de entrenamiento. Pese a todo, el alza trasera y el guión delantero con cubrepunto metálico forman un conjunto lo suficientemente preciso como para hacer blanco sobre objetos pequeños.

Slavia 630 vs. Weihrauch HW-30S   Slavia 630 vs. Weihrauch HW-30S

En el sistema de puntería de la Weihrauch poca crítica cabe. El ajuste del alza trasera es exacto, con ruedas numeradas tanto para la regulación en altura como en deriva. Esto permite ajustes prefijados para distancias específicas. Su pletina consta de cuatro ventanas seleccionables; basta tirar de ella con la uña y girarla para pasar de un tipo de ventana a otro. En cuanto al sistema delantero de puntería, éste viene protegido por un cubrepunto metálico en el que pueden insertarse tres tipos distintos de guión y otros tantos túneles (destinados al tiro de precisión por si se dota a la carabina de un diopter). Como puede verse, el sistema de puntería de la HW-30 está pensado para todos los gustos.

Slavia 630 vs. Weihrauch HW-30S   Slavia 630 vs. Weihrauch HW-30S

Únicamente le veo un inconveniente al sistema de puntería de la Weihrauch. Cuando se quiebra el cañón, para cargar la carabina, el alza trasera sobresale ligeramente de la entrada al cañón entorpeciendo algo la introducción del balín. Es algo a lo que uno puede acostumbrarse pero que al principio resulta un poco incómodo.

  Paso ahora a comparar los disparadores. De aspecto clásico, ambos resultan cómodos y proporcionan una sólida base antideslizante para el dedo incluso con éste sudado. El disparador rekord de la HW-30S es completamente regulable. Lamentablemente el tornillo de ajuste tiende a moverse y cada docena de disparos tengo que retocarlo; menos mal que la operación no requiere herramientas y puede hacerse con los dedos. Tal vez con algo loctite o laca de uñas el tornillo quedaría sujeto, pero es algo que aún no he comprobado.

Slavia 630 vs. Weihrauch HW-30S   Slavia 630 vs. Weihrauch HW-30S

El disparador de la Slavia no es regulable, pero tiene un primer tiempo muy suave y predecible. Por razones que desconozco la primera parte del segundo tiempo es suave, pero con una resistencia poco lineal, para luego pasar a presentar mayor resistencia hasta que se produce el disparo. Lo más probable es que la pieza que retiene el pistón no esté lo suficientemente pulida, pero paradójicamente es algo que me aporta un plus adicional al permitirme controlar el disparador.

  Al ser disparadas es cuando se deja ver mucha diferencia entre estas dos carabinas. Para empezar el ciclo de disparo de la HW es más corto. Mientras que el disparador de la Weihrauch hace posible que el disparo se produzca de manera súbita, el de la Slavia da sensación de estar arrastrando algo a causa de un doble tiempo no tan noble. Ya dije que la Slavia ha sido preparada y se comporta bien en cuanto a retroceso, vibraciones, etcétera. Por el contrario la HW emite unos suaves pitidos cuando es disparada; tan suaves que pasan desapercibidos, pero están ahí. Sería conveniente sustituir la guía del muelle.

  Su mayor longitud del cañón hace que la Slavia tenga una mayor distancia entre miras y el centro de gravedad más adelantado que el de la Weihrauch. Esto, junto con su mayor peso, hace que la Slavia sea más sencilla de mantener encarada sobre el blanco. En la ligera Weihrauch, y pese a la mejor construcción de su alza y su guión, serán más notorios los temblores de la mano.

  En lo referente a la precisión, disparando cinco veces la HW30 sobre una diana situada a 10 metros todos los impactos entraban en una moneda de cinco groszy. Muy buena agrupación si no fuese porque he sido incapaz de repetirla, lo que no significa que no sea posible en manos de un mejor tirador. Sobre objetivos más informales, tales como botellas o latas vacías, e independientemente de la carabina usada, los resultados fueron óptimos. A esa distancia he visto como la Slavia derribaba un casquillos usado del 9mm al tercer intento. A diez metros, ambas carabinas eran capaces de acertarle a casquillos del 9mm puestos verticalmente. Los cigarrillos caían al primer disparo de la Weihrauch y al segundo de la Slavia.

  A la hora de decidir cual de las dos carabinas es mejor, el plus que supone el mayor cañón de la Slavia para la distancia entre miras habla muy bien de ella. Pero sin duda la Weihrauch es más precisa y de mayor calidad. Lamentablemente tendré que deshacerme de la Slavia; la familia no estaba muy dispuesta a que construyese un armero y únicamente me permitió tener un maletín para carabinas. A que me haya decidido por la Weihrauch ayudó mucho el menor recorrido de su disparador, la mejor construcción de sus mecanismos y su mayor ergonomía. Esto no significa que la Slavia sea mala; al contrario, para diversión es una gran carabina y permite aprender a disparar por poco dinero. 

 


  Os recuerdo que ésta es una traducción de la review efectuada por nuestros amigos de airguns.budu.pl y que podéis encontrar el texto original en el siguiente enlace:

http://www.airguns.budu.pl/showme2.php?str=arsenal_porownania_slaviahw


© Asociación Zona Centro de Field Target | Design by: LernVid.com