Así se organiza una tirada de Field Target

Autor: Antonio Herreros “Antonio13”


 

  Supongo andaría nuestro Óscar por la serranía de su La Cabrera querida, absorto en sabe Dios qué ideas, cuando, oh sorpresa, se encontró ante un terreno diáfano y vallado. Estaba ante un campo de tiro al plato en desuso. Avispado que es él, se dio cuenta de las posibilidades del lugar: es de concesión municipal y de fácil acceso por carretera. Y lo que es más interesante, queda fuera de núcleos habitados y está delimitado en toda su periferia, luego no cabe la posibilidad de que persona ajena a una tirada entre en el campo de tiro y quede fuera de la vigilancia de quienes velan porque se cumplan las medidas de seguridad durante la competición.

 

Dado que el terreno pertene al Ayuntamiento de La Cabrera, visita al Alcalde con la intención de abatir dos siluetas de un tiro (eso de matar dos pájaros de un tiro está prohibido con armas neumáticas). Como tiene don de gentes, Óscar obtuvo el permiso del Alcalde tanto para usar el terreno como para la práctica del tiro con armas de aire comprimido. Sólo había una condición: el Alcalde ya le había cedido el terreno a la asociación de cazadores del lugar y debíamos, primero, obtener su permiso. Visita de Óscar a la asociación de caza y acuerdo cerrado: el campo era nuestro salvo cinco días al año que sería usado por la asociación de caza para la organización de competiciones de tiro al plato.

  Todo esto sucedía días antes de que tuviese lugar la segunda ronda del Campeonato Zona Centro 2008 que la AZCFT debía organizar. Ante las bondades de este nuevo campo la organización decidió que la tirada se celebrasé en él. Se crean entonces dos grupos de trabajo que actúan en paralelo. Por un lado Óscar se encargaría de recibir las inscripciones para poner en conocimiento del Alcalde de La Cabrera los participante que asistirían a la tirada y obtener, así, los permisos temporales que posibilitarían el que esas personas pudiesen practicar el tiro neumático dentro del municipio. Por otro lado, un segundo grupo de trabajo se encargaría de acondicionar el campo para la práctica del field target. ¡¡Agarraos que vienen curvas!!.

  Los encargados del acondicionamiento del campo se encontraron con un terreno lleno de posibilidades pero en el que había mucho trabajo por hacer. Suele gustar en esta asociación que el campo de tiro sea lo más "rústico" posible, pero la cantidad de maleza que presentaba el terreno hacía imposible el que las siluetas fuesen visibles desde la línea de tiro.

 

En lo positivo se toparon con elementos naturales que posibilitan la futura organización de recorridos de hunting field target, y vista la cara de más de uno parece ser que este nuevo campo dará mucho de sí (¿verdad Charly?).

 

  Pero volvamos al field target puro y duro. Nos habíamos quedado en que el campo era apropiado pero necesitaba una limpieza. Como no es plan de dejar aquello como un solar (para eso nos vamos a una bolera) primero se hace una inspección de todo el terreno en busca de las que serían las futuras calles.

 
 

Sobre el plano se toma buena nota de la que será la disposición de las calles y, por tanto, de la porción de terreno que será necesario desbrozar antes de la tirada. Concluida parte de su tarea, el grupo encargado del acondicionamiento del campo recoge sus cosas y dice momentáneamente adiós al campo. Como la cabra tira al monte, alguno fue acompañado por su carabina y estrenó el campo. 

 

  Al siguiente fin de semana vuelta al trabajo del grupo encargado de acondicionar el campo. Esta vez nada de paseos por la serranía madrileña. Herramientas en mano, todos a quitar rastrojo a fin de que las calles queden despejadas para que las siluestas sean visibles. Unos ejemplos del antes y el después de su actuación.

 
 

Detalle de calidad: fijaros en la señalización del blanco. Otro de los inventos de Josefe manufacturado a partir de los materiales adquiridos por Charly. High quality de la buena...

  Y llega el momento de la verdad. Tiene lugar la segunda ronda del Campeonato Zona Centro 2008 y es el momento de ver si el nuevo campo cumple con las espectativas. Primero un vistazo a la línea principal de tiro así como a la zona de cronografías y puesta a punto de los visores.

 

Echemos un vistazo a algunos blancos y a su señalización. ¡Qué curioso!... Algunos de los carteles señalizadores de las siluestas están impresos sobre papel blanco mientras que otros aparecen impresos sobre negro. ¡Ahora recuerdo!. Se hace así para diferenciar los blancos de calles contiguas: las siluetas de una calle se señalizan con una impresión en negro sobre fondo blanco mientras que las de las calles inmediatamente contiguas se señalizan con caracteres blancos sobre fondo negro. Qué majos son estos chicos de la organización, así no existe posibilidad de confunsión alguna.

 

En cuanto a la disposición de los tiradores, por las fotografías parece ser que hubo espacio más que suficiente para que todos pudiesen disparar a gusto. Por cierto, un sobresaliente para los encargados de la seguridad durante la tirada: muy bien delimitada la distancia de seguridad en la línea de tiro principal y calles claramente divergentes fuera de ella.

 
 

  ¿Pero y después de la tirada?... Veamos lo que ofrece La Cabrera para aquellos que se han desplazado hasta la tirada y tienen ganas de llenar el estómago mientras charlan con los amigos:

 

Vaya, les hemos pillado tomando el postre... Parece ser que La Cabrera dispone de los servicios de restauración necesarios para la organización de estos eventos. Hasta nos han cedido parte del local para la entrega de trofeos: enhorabuena a los ganadores.

  Hasta aquí este pequeño relato sobre la inauguración del nuevo campo de tiro de la AZCFT. Antes de despedirme quiero agradecerle a Óscar las gestiones que han hecho posible que podamos disfrutar de un nuevo campo de tiro en el que poder disfrutar nuestra afición. Quiero igualmente agradecer a Emilio y ChemariP el que se hayan tomado la molestía de efectuar todas y cada una de las fotografías que componen este artículo. Sin ellos tres, este artículo ni tendría sentido ni se habría podido efectuar. A los organizadores de la tirada, y a quienes trabajaron para que fuese posible, no puedo sino darles infinitas gracias por su esfuerzo y sudor.

© 2018 Asociacion Zona Centro de Field Target